Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Castellano presume de valencianismo en su posesión como delegado del Gobierno

EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Joaquín Ferrandis

El nuevo delegado del Gobierno, Serafín Castellano, presumió ayer de valencianismo en su toma de posesión. “Seré un delegado que piensa, sienta y habla en valenciano con lealtad a España”, dijo Castellano en un acto celebrado en el Capitanía General en Valencia.

Arropado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y el Consell; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y los secretarios de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, el nuevo delegado del Gobierno tuvo palabras de afecto para todos excepto para Barberá, que ha sido una de las protagonistas que han contribuido a su defenestración como secretario general del PPCV. “Son tiempos difíciles pero asumo con convicción e ilusión un cargo con el que inicio una nueva etapa política y personal”, dijo Castellano, que aseguró que pondrá en valor la diversidad de los valencianos dentro de la unidad de España.

Este ha sido uno de los elementos que complicaron en las últimas semanas su nombramiento como delegado del Gobierno. La defensa que ha hecho Serafín Castellano del derecho foral valenciano, tanto con el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero como del popular Mariano Rajoy motivó en su momento varios recursos de inconstitucionalidad por parte del Ejecutivo central, que recela de un derecho civil propio distinto del castellano. Ayer, el nuevo delegado del Gobierno insistió en que se dejará “la piel” en la defensa de los intereses generales, pero sobre todo para que la recuperación económica sea un éxito.

Fabra, que cerró el acto, agradeció a Castellano su “nuevo compromiso por los valencianos, por la Comunidad Valenciana y por España, pero sobre todo por todo lo que sabes que falta en la Comunidad Valenciana”. El jefe del Consell mencionó la financiación autonómica, las inversiones estatales, el corredor ferroviario mediterráneo y una nueva aportación de agua.

En contraste, Beteta dedicó sus mayores elogios para la delegada del Gobierno saliente, Paula Sánchez de León, y realizó un pronóstico “positivo” de las expectativas puestas en Castellano. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, en previsión de las demandas públicas que le pudiesen hacer, añadió: “Todos tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones, pero a veces nos olvidamos de la segunda parte”.

Camarero, por su parte, insistió en que Castellano forma ahora parte del Gobierno de España.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon