Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Castilla-La Mancha denuncia un trasvase encubierto en el Tajo pese a su nivel crítico

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/10/2017 Manuel Planelles
Situación del embalse de Entrepeñas del Tajo a principios de este verano. © ULY MARTÍN Situación del embalse de Entrepeñas del Tajo a principios de este verano.

La Junta de Castilla-La Mancha ha denunciado lo que considera un "trasvase encubierto” desde el castigado Tajo, cuya cabecera está en una situación extrema, al Segura, cuya cuenca está oficialmente en situación de sequía. Es un nuevo capítulo de la batalla entre comunidades autónomas por un recurso escaso. Esta pugna se acentúa en una situación de sequía como la actual; el recién terminado año hidrológico se ha cerrado con un 14% menos de lluvias de lo normal y los pantanos están también en una situación límite.

MÁS INFORMACIÓN

  • El Gobierno apura el límite legal para aprobar un nuevo trasvase del Tajo
  • Adiós al trasvase del Tajo al Segura en solo tres años

Castilla-La Mancha está estudiando ya recurrir en los tribunales lo que denomina "trasvase encubierto": la cesión de ocho hectómetros cúbicos desde regantes del Tajo a los del Segura. Entiende el Gobierno de Emiliano García-Page (PSOE) que en la situación actual —los dos pantanos de la cabecera, Entrepeñas y Buendía, están al 9,5% de su capacidad— no se pueden acometer trasvases.

La normativa actual establece que los trasvases del Tajo al Segura no deben autorizarse si esos dos embalses acumulan menos de 336 hectómetros cúbicos de agua. En estos momentos, guardan 235,14, por lo que Castilla-La Mancha ha protestado por la cesión.

También lo ha hecho en el Congreso de los Diputados el grupo Unidos Podemos, que tilda el trasvase de ilegal, al igual que la organización ecologista WWF. Podemos ha presentado un escrito en la Cámara en el que solicita explicaciones al Ministerio de Agricultura. Este partido se queja de que el trasvase se acometiera "mientras toda España" estaba "pendiente de la situación en Cataluña". Las compuertas para que el agua fluyera estuvieron abiertas el viernes y el sábado pasados.

Operación privada entre regantes

El departamento de Isabel García Tejerina (PP), sin embargo, defiende la cesión. Un portavoz del ministerio argumenta que se trataba de una operación privada entre regantes de una y otra cuenca. Y que, tras analizarla, la Abogacía del Estado concluyó que "la cesión se ajusta a derecho". Sin embargo, este departamento ha rechazado facilitar a EL PAÍS ese informe jurídico.

El ministerio sí reconoce que "resulta chocante" que en una situación tan mala de la cabecera del Tajo se pueda trasvasar agua. Pero incide en que el gasto de esos ocho hectómetros cúbicos ya estaba "planificado", es decir, que iba a ser usado por los regantes de la Comunidad de Madrid que han decidido vender esos derechos a los agricultores de Murcia.

El consejero de Agua de Murcia, Francisco Jódar, ha defendido que la cesión "supone un respiro para la complicada situación que atraviesa" esta región. En unas declaraciones recogidas por Europa Press, este lunes ha defendido la legalidad de la operación y que no se puede considerar un trasvase.

El último autorizado por el ministerio —al margen de cesiones entre regantes— data de mayo. Desde ese mes están paralizados, ya que los pantanos de la cabecera están por debajo de la frontera de los 336 hectómetros cúbicos. Entre junio de 2015 y el mayo pasado, se han realizado 23 trasvases mensuales al Segura, lo que supone 375 hectómetros cúbicos. Castilla-La Mancha ha presentado 23 recursos judiciales, uno por cada trasvase.

Destitución del presidente de la confederación

En el escrito remitido al Congreso, Unidos Podemos también critica que el ministerio destituyese el viernes al presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Miguel Antolín, tras oponerse a la cesión de aguas. Fuentes conocedoras de esa destitución indican que la comunicación del cese le llegó a Antolín el pasado viernes a mediodía. La noche de ese mismo viernes se abrieron las compuertas para que el agua pasara del Tajo al Segura.

Pero un portavoz del ministerio ha desvinculado este lunes ambos hechos. Ha asegurado que su salida se inscribe dentro de "un proceso que se inició antes del verano" y que la orden de cese fue firmada el miércoles. El departamento de Isabel García Tejerina circunscribe el cambio dentro del proceso de renovación de las confederaciones hidrográficas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon