Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Causeur se pide ser Llull en el Madrid

Logotipo de El Mundo El Mundo 01/10/2017 LUCAS SÁEZ-BRAVO

El partido era el que llevaba buscando el Real Madrid desde el día después de desintegrarse en el Sinan Erdem ante el Fenerbahçe en la Final Four, allá por mayo. Todo lo demás fue una caída al vacío, mental y deportiva. Tras la fallida Supercopa, el reseteo de un verano sin revolución tuvo su puesta de largo ante el Morabanc Andorra. Un triunfo trabajado para abrir el curso ACB, mostrando pinceladas de lo que puede o debe ser esta versión 6.0 del grupo de Pablo Laso. Y con uno de los fichajes de perfil bajo dando un rotundo paso al frente. Fabien Causeur se pidió ser Llull como declaración de intenciones.

[94-88: Narración y estadística]

No ganaba un partido oficial desde junio (el primero de la final ACB) cuatro derrotas consecutivas, dos títulos a la papelera, además de una pretemporada no del todo plena. Y no fue un ciclón el Madrid, ni mucho menos. Más bien irregular, aunque los momentos de concentración y lucidez superaron a las desconexiones, clásicas de estas alturas otoñales. Eso sí, sin demasiados problemas ante un adversario que el año pasado fue casi como un dolor de muelas (una derrota y hasta tres prórrogas, incluida la famosa de la Copa del Rey). Un dominio abrumador del rebote (41-22 al final), inmenso Ayón ahí, fue la base del triunfo, imposible para los de Joan Peñarroya sobreponerse a ese lastre y a su mal amanecer, penalizados por la lentitud de Karnowski, uno de sus refuerzos, a años luz por el momento de Shermadini, fichado por Unicaja.

Y eso que los andorranos volvieron a demostrar esa competitividad que tanto vuelo les dio el año pasado, en la Copa y los playoffs tras su retorno a la ACB. Desahuciados ya en el segundo cuarto, lograron volver al duelo a la vuelta de vestuarios, ante la extraña pasividad blanca -ni tiempos muertos pidióLaso- mientras encajaba un parcial de 7-21.

Acertada dirección de Campazzo

Sin Llull, también sin Rudy (gripe) ni Felipe Reyes -a Doncic se le notó el cansancio del Eurobasket-, costaba reconocer al Madrid. Fueron los nuevos los que tiraron del carro en una primera mitad ilusionante, con 13 puntos de Causeur y una acertada dirección de Campazzo. Ayón era el dueño de la pintura y sólo Walker tenía respuesta. Los blancos, anotando en transición y con soltura, llegaron a mandar rotundamente (41-23).

© Proporcionado por elmundo.es

El francés es un todoterreno. Un tipo con experiencia, polivalente, buen defensor, duro físicamente y serio. Conoce la ACB de su etapa en Baskonia y no es, pues, un refuerzo al azar. Fue la mejor noticia para Laso -acabó con 28 de valoración en 25 minutos-, alguien dispuesto a hacer que se note un poco menos la ausencia del insustituble Llull, fuera de combate mínimo hasta 2018. Causeur, sin ansias de protagonismo, tomando siempre la mejor de las decisiones -apenas falló uno de sus ocho tiros de campo-, fue el martillo pilón del Madrid, que logró no sufrir en el desenlace pese a que los andorranos se habían acercado (65-63) con la electricidad que les aporta Blazic, otro ex de Vitoria.

Se le vienen ahora nueve partidos más en lo que resta de octubre loco al Madrid (cinco de ACB y cuatro de Euroliga), un buen apretón para testar al colectivo y para comprobar si se necesita o no un refuerzo en la dirección.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon