Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cazadores de descargas: la tecnología española que persigue a los piratas

El Confidencial El Confidencial 03/05/2016 Lucía Caballero

El 87,48% de los contenidos digitales —música, películas, videojuegos, libros, series y fútbol— consumidos en España el año pasado eran ilegales, una cifra nutrida por más del 60% de los internautas, que accedieron a las plataformas de distribución ilícita para disfrutar de ellos totalmente gratis.

Los datos corresponden al último informe del Observatorio de la pirtaría y hábitos de consumo de contenidos digitales 2015 elaborado por la consultora Gfk. Según el documento, los sectores relacionados dejaron de ingresar 1.669 millones de euros por culpa de la piratería en internet. La industria del cine, siempre según la fuente, ha sido la más afectada: perdió más de 600 millones en películas y 500 en series.

“Hay mucha gente lucrándose con la copia y distribución ilícita en internet de material protegido”, asegura a Teknautas Javier Capilla, uno de los tres emprendedores gaditanos fundadores de 3ants Development & Strategies. Esta 'startup' no se dedica “al tema legal de protección de derechos de autor”, sino que sus integrantes aplican fundamentos tecnológicos e informáticos para combatir la copia y distribución ilegal de películas. En otras palabras, su labor es luchar contra la piratería a golpe de algoritmo.

Los ingenieros —Álvaro Orgáz y Manuel Moreno son los otros cofundadores— supieron ver en el problema una oportunidad de negocio dentro de un nicho prácticamente inexplorado que, según Capilla, cobra cada vez más importancia. “En el futuro, la mayoría de empresas aplicarán una fuerte política de protección de sus productos, ya sea para salvaguardar el logo de su marca o para estudiar su evolución en la web”, asegura.

Álvaro Orgáz (izquierda) y Manuel Moreno (derecha) © Proporcionado por El Confidencial Álvaro Orgáz (izquierda) y Manuel Moreno (derecha)

Los tres se conocieron en la universidad, donde desarrollaron juntos un plan de negocio para una de las asignaturas que cursaban. “El profesor nos propuso presentarlo a atrÉBT!, un certamen para emprendedores de la Universidad de Cádiz”, explica Capilla. Ganaron el concurso con su idea: una empresa dedicada a la protección de contenidos digitales y diseño de sistemas antipiratería, un proyecto que, gracias al empujoncito del premio, pudieron convertir en realidad.

Comenzaron por desarrollar el 'software', para lo que tuvieron que partir de cero fijándose en las herramientas que ya existían con otros usos —como las de monitorización de contenidos en redes sociales— para adaptarlas al fin que buscaban: eliminar tanto los enlaces como los contenidos.

A principios de 2015 la herramienta estaba lista, pero había que hacer la prueba definitiva en un escenario real. “Se nos ocurrió llamar a la productora de Antonio Banderas y ofrecerle gratis nuestros servicios para proteger su película 'Autómata', que acababa de estrenarse, y así validar el programa”, explica el ingeniero.

El visto bueno de Green Moon Producciones —la empresa del actor malagueño— sirvió como pistoletazo de salida para lanzarse a la búsqueda de nuevos clientes, ya como un negocio en ciernes. “Hasta ahora nos hemos centrado en productoras y distribuidoras de cine”, indica Capilla. En su catálogo de clientes figuran los nombres de Sony Pictures, Warner Bros., Wanda Visión y A contracorriente films, y han protegido films como 'Las ovejas no pierden el tren' y la más reciente 'Toro'. Otras firmas como Telefónica Estudios, Movistar Plus Televisión y Filmax están estudiando su oferta.

“La competencia se dedica, básicamente, a eliminar los resultados que devuelve Google al buscar una película para ver online, y evitar así que vuelvan a aparecer”, explica el gaditano. Sin embargo, esta estrategia deja fuera muchas otras posibilidades. “Están las redes sociales, y los usuarios ya tienen sus plataformas de vídeos en 'streaming' favoritas, no acuden al buscador”, prosigue.

© Proporcionado por El Confidencial

Intervención de ancho espectro

El equipo de 3ants considera cinco rutas de acceso a las copias ilegales: los enlaces indexados por los motores de búsqueda, los videoclubs 'online' (tipo Pordede), los archivos 'torrent', las redes sociales y las aplicaciones móviles.

Por una parte, el 'software' rastrea los resultados de las búsquedas mediante 'web scrapping' –una técnica para extraer información mediante “arañas” informáticas que recorren los vínculos− y analiza el origen de los enlaces para detectar si se trata de un videoclub pirata o de una plataforma de distribución legal.

Si se da el primer caso, “el programa se introduce en la página para localizar las direcciones URL de las películas”, explica Capilla. Es decir, aquellas que dirigen a los verdaderos almacenes virtuales que guardan los archivos. Se trata en realidad de una aplicación de análisis sintáctico que busca en el código las pistas que caracterizan a este tipo de enlaces para recopilarlos.

Después, el sistema geolocaliza el servidor que contiene el vídeo, identificando así al proveedor de servicios de internet que lo gestiona. “Le comunicamos que hemos detectado contenido ilícito, y está obligado por ley a eliminarlo en menos de 24 horas”, indica el gaditano. “Un mismo archivo puede estar replicado en cientos de páginas web; eliminando la fuente original, evitamos que siga difundiéndose”.

Aparte de sus propias herramientas, se benefician de ciertas facilidades que se han ganado gracias sus buenos resultados y la gran cantidad de notificaciones que envían. “Los grandes proveedores de servicios de internet nos dejan utilizar puertas traseras [les abren partes de su API] para que borremos los archivos nosotros mismos”, señala Capilla.

Además, Google les permite utilizar “una herramienta con la que eliminar contenido de forma masiva e inmediata de todos sus productos: desde el buscador a YouTube, pasando por Google Drive o Blogspot”, describe el ingeniero. La condición para formar parte del selecto grupo de usuarios que puede colaborar de esta manera con el gigante de Mountain View es la eficiencia. Según el responsable, la cumplen de sobra: el margen de error de 3ants no supera el 0,1%.

Vigilancia en redes sociales

Su ejército de afanosas arañas rastrea también las redes sociales (Twitter, Facebook) y plataformas como Vimeo y Daily Motion en busca de enlaces para luego denunciar el contenido. “Les indicamos las publicaciones infractoras para que las supriman”, explica el gaditano. Un procedimiento similar al que siguen en las aplicaciones que distribuyen películas ilegalmente: “Localizamos la app e instamos a Google o Apple a que las eliminen de sus tiendas virtuales”, indica Capilla. Después, siguen con el procedimiento para borrar los vídeos de los servidores correspondientes.

El amplio espectro de plataformas y formatos que abarcan sus patrullas algorítmicas son el resultado de una actualización y desarrollo continuos. “El software es muy específico, así que tenemos que resolver problemáticas y mejorarlo todos los días”.

© Proporcionado por El Confidencial

Una complejidad con la que no tienen que enfrentarse sus clientes. Basta con que accedan a una intranet para observar qué ocurre con sus contenidos en tiempo real, cuántos han sido eliminados y de qué plataformas. Un resumen que reciben también semanalmente a modo de informe detallado, con gráficas y datos.

El cofundador confiesa que, a pesar de la sencillez de sus servicios, les resulta difícil llegar a las grandes corporaciones, y que el camino ha sido duro. Sin embargo, desde principios de este año cuentan con el apoyo de Wayra, la aceleradora de Telefónica, lo que ha supuesto “no solo un impulso económico, sino también estratégico”, señala Capilla. Actualmente, una parte del equipo trabaja en Madrid, mientras el resto lo hace desde la oficina de Cádiz.

“Hasta ahora nos habíamos centrado en el desarrollo del 'software'”, explica el cofundador de la 'startup', pero se han embarcado en un lavado de cara corporativo para mejorar la marca e imagen de la empresa mientras tratan de conseguir más financiación e inversores. El objetivo para finales de 2016 es dar el salto al mercado internacional y adaptar el sistema a otros materiales como imágenes o 'software'.

Además, tienen en cartera un proyecto complementario: PlayLink, “el primer juego del mundo contra la piratería”, como describe Capilla, para el que también buscan respaldo económico. “La idea consiste en gamificar todo lo que hacemos nosotros para que el usuario elimine las películas a cambio de puntos que puede canjear por premios”, indica su creador. Con esta original propuesta cubrirían la otra cara de la moneda: “La gran meta para acabar con la piratería es cambiar la mentalidad de la sociedad”. 

Fotograma de 'Autómata' © Externa Fotograma de 'Autómata'
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon