Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

CDC ve "surrealista" el aviso de Rajoy a CiU por abstenerse en la ley de abdicación

La Vanguardia La Vanguardia 05/06/2014 null

Barcelona (Agencias).- El vicesecretario de Coordinación Institucional de CDC, Lluís Corominas, ha considerado este jueves "surrealista" que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advierta a CiU de que no es momento de hacer política pequeña en torno a la aprobación de la ley para la abdicación del Rey, votación en la que la federación se abstendrá.

En declaraciones a Catalunya Ràdio ha considerado que es surrealista porque en los últimos dos años el Gobierno ha hecho con Catalunya la "no política", ni pequeña ni grande, ignorando sus demandas.

Ha asegurado que la abstención ante la ley de abdicación es un mensaje a las instituciones españolas de que Catalunya ha sido "ignorada", y de que la federación está centrada en la votación de la consulta de autodeterminación convocada para el 9 de noviembre.

Corominas ha asegurado que tanto el Gobierno central como la Corona han demostrado que no dan "ningún margen" a Catalunya, y ha advertido de que quien crea que con la abdicación se abre un intento de 'tercera vía' o aproximación del Estado se equivocará.

El dirigente nacionalista ha asegurado que CDC y UDC han confluido en la misma conclusión de que la abstención era la mejor opción a la hora de votar en las Cortes, y ha asegurado que es un voto en "clave catalana".

Niega que estén condicionados por ERC

Rull ha reconocido que en CiU ha habido "un cambio de planteamiento", pero ha negado de plano que su partido esté condicionado por ERC. Más bien, ha dicho, se debe a que su partido apostó "de manera muy seria por el consenso constitucional y el papel de la monarquía como árbitro", pero considera que en los últimos dos años el Rey ha decidido "renunciar a ese papel".

El convergente se ha referido así a la carta de septiembre de 2012 en la que Don Juan Carlos aludía al proceso soberanista catalán como "quimera" y ha opinado que aquellas valoraciones fueron "innecesarias". Por eso, ha dicho, su partido tiene un sentimiento "fundamentado de distancia" hacia las instituciones del Estado y hacia la monarquía en la que habían confiado. Y ha dejado claro que la abstención de CiU no es sólo sobre el texto de la ley, que es muy escueto, sino también sobre "el contexto", que es lo que tiene "una fuerza extraordinaria" tanto para quienes quieren "reforzar la monarquía" como para los que reclaman cambiar la forma de Estado.

Además, ha subrayado que ahora mismo el debate en Catalunya, "o como mínimo en CiU", no está entre monarquía o república sino "en poder votar el 9 de noviembre", así que ha aprovechado para volver a pedir al Gobierno, el Parlamento y la Corona que sean "sensibles" a esa realidad como ha sucedido en Reino Unido con Escocia.

Respeto a lo que decidan los españoles

En su opinión, la posición de CiU no es lavarse las manos sobre el futuro de España, sino expresar su apoyo a la "libertad absoluta" de los españoles para que decidan "cómo quiere gobernarse el Estado". "La actitud más honesta por parte de los que queremos decidir y queremos construir una nueva realidad es el respeto hacia lo que quieran decidir los españoles en relación a si quieren ser una monarquía o una república", ha resumido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon