Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cientos de manifestantes prorrusos atacan sede de la Policía en Odesa

dw.com dw.com 04/05/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Cientas de personas asaltaron la sede de la Policía en Odesa para exigir la liberación de los separatistas prorrusos que fueron detenidos en el marco de violentos enfrentamientos que dejaron un saldo de 46 muertos.

Cientos de manifestantes prorrusos y la policía se enfrentaron este domingo (4.05.2014) en la ciudad portuaria de Odesa, en el sur de Ucrania.

Tras una manifestación en la que participaron 2.000 opositores del gobierno de Kiev, los activistas prorrusos asaltaron la sede local de las fuerzas de seguridad. Armada con bastones, la multitud rompió una puerta y exigió la liberación de compañeros y familiares detenidos.

Después de los violentos enfrentamientos del viernes (2.05.2014), en los que al menos 46 personas perdieron la vida y unas 200 resultaron heridas, 170 personas fueron detenidas. La policía informó que 50 de ellas ya han sido puestas en libertad. Unidades especiales hicieron retroceder a los asaltantes.

El jefe de gobierno ucraniano, Arseni Yatseniuk, responsabilizó a Rusia de la tragedia de la noche del viernes (2.05.2014) en Odesa, donde murieron 46 personas en un incendio provocado en medio de enfrentamientos entre simpatizantes del gobierno en Kiev y separatistas.

Yatseniuk promete amplia investigación

En el segundo día de luto por la tragedia, decenas de miles de habitantes de la ciudad acudieron a las iglesias para rezar por las víctimas.

Asimismo, Yatsenuik prometió una amplia investigación sobre la tragedia y dijo que un grupo especial de la Fiscalía General se encargará de encontrar a los responsables de los disturbios.

Se trató de "un ataque organizado al pueblo", señaló el político durante una visita a Odesa y responsabilizó a Rusia de los disturbios.

Sin embargo, también culpó a las fuerzas de seguridad. Si la policía trabajase bien, la situación se habría calmado a tiempo, dijo, y anunció la destitución de toda la cúpula de las fuerzas de seguridad.

Por su parte, Rusia exige una investigación exhaustiva sobre el incidente. Si no se llegara a esclarecer el “bárbaro asesinato”, anunció que acudirá a los tribunales internacionales.

VC (dpa, efe, dlf)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon