Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

CiU justifica la abstención por sentirse “excluida” del pacto constitucional

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 Miquel Noguer
Los diputados de CiU (de izda a dcha), Josep Sánchez Llibre, Pere Macias y Josep Antoni Duran Lleida, durante el pleno del Congreso que aprobará la ley orgánica por la que se hace efectiva la abdicación del Rey. © Javier Lizón Los diputados de CiU (de izda a dcha), Josep Sánchez Llibre, Pere Macias y Josep Antoni Duran Lleida, durante el pleno del Congreso que aprobará la ley orgánica por la que se hace efectiva la abdicación del Rey.

El portavoz de Convergència i Unió, Josep Antoni Duran Lleida, no se ha salido ni un milímetro del guion previsto por los nacionalistas catalanes y ha defendido la abstención de su grupo a la ley de abdicación. Lo ha justificado asegurando que las grandes fuerzas les han “excluido” a ellos y por extensión a Cataluña del proceso de redacción del texto legal y porque considera que el pacto constitucional está “finiquitado”. Duran también ha pedido al nuevo Rey que sea “sensible” a la petición del soberanismo catalán de convocar una consulta de autodeterminación.

Duran ha recordado que Convergència i Unió participó activamente en la redacción de la Constitución de 1978 y que en aquel acuerdo “Cataluña se sintió mayoritariamente integrada”, pero ha asegurado que “esto ahora ya no es así”. Ha sustentado esta visión enumerando varios episodios en los que, en su opinión, se han impulsado reformas estructurales sin contar con la visión de su partido, el más reciente la reforma del artículo 135 de la Constitución para limitar el techo de déficit.

más información
  • La decisión de CiU de abstenerse sobre la sucesión irrita al Gobierno
  • CiU se abstendrá en la votación en el Congreso de la ley de abdicación
  • ESPECIAL La abdicación de Juan Carlos I

Duran ha insistido que la abstención de CiU se justifica por razones formales, pero también territoriales y de fondo. “Nos expulsaron de una historia compartida que nosotros compartimos desde el principio. El pacto constituyente está finiquitado. Tocaba rehacer el pacto y toca oír lo que dice el pueblo catalán, pero ustedes solo buscan la adhesión al nuevo pacto”, ha dicho el portavoz de CiU refiriéndose a PP y PSOE. También ha negado las acusaciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el sentido de que los nacionalistas catalanes están haciendo “política pequeña” con su abstención. “Política pequeña es recurrir un Estatuto de autonomía ratificado por el pueblo en un referéndum”, ha dicho recordando la impugnación del PP ante el Tribunal Constitucional en 2006.

Sobre la figura de Don Juan Carlos, Duran ha resaltado su buena gestión “en términos globales” pero también sus “claroscuros”. “Nos habría gustado que el discurso del Rey hubiese sido más activo en favor de las demandas sostenidas de una gran mayoría del pueblo de Cataluña”, ha resumido. También ha agradecido el papel de la Reina Sofía, de quien ha dicho, “nadie se acuerda de ella”.

Al futuro monarca Felipe VI le ha pedido compromiso desde el primer momento para dar salida a las reivindicaciones del catalanismo: “El rey arbitra y modera el funcionamiento de las instituciones. Espero que el nuevo rey sea sensible tanto a las demandas de la ciudadanía de Cataluña como la crisis de las instituciones. Y en este ámbito competencial que la Constitución reserva para el Rey, espero que ejerza desde su primera intervención pública, y dé el impulso necesario para que Cataluña pueda expresar sus aspiraciones de futuro”.

El portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña, Alfred Bosch, ha ido más allá que Duran y ha comparado las aspiraciones de los republicanos del conjunto de España con las de los independentistas catalanes. “Tras la coronación de la semana que viene la esperanza republicana se llama republica catalana”, ha resumido.

Bosch ha defendido el final de la monarquía y la proclamación de una república porque “en vez de progresar lo que hacemos es retroceder”, ha dicho, recordando que Francesc Macià ya proclamó la república catalana en 1931. “El 9 de noviembre votaremos y decidiremos entre monarquía española y republica catalana. Decidiremos y votaremos. Y deseamos que después, interpretando el sentimiento y los anhelos del pueblo podremos proclamar la republica catalana”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon