Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Colas para ver a La Roja

EL PAÍS EL PAÍS 10/06/2014 Luis Martín
Decenas de aficionados aguardan para ver a España © alejandro ruesga Decenas de aficionados aguardan para ver a España

Manuel González Jiménez nació en Ojiva, Granada, y vive frente a la ciudad deportiva del Atlético Paranaense, donde este martes la selección española se entrenó a puertas abiertas para dos mil aficionados que desde horas antes, en algunos casos desde las diez de la mañana, hicieron colas. Junto a Manuel, su sobrina Francisca presumía de haber vivido tres años en Valencia y de su hija, Valeria, mientras se lamentaba: “A mí me da igual, pero no sé si a mi tío le dejarán entrar. Le gusta mucho el fútbol y se siente muy español, aunque haga 62 años que dejó su pueblo, pero no ha conseguido cartao”.

La entrada era gratuita, pero requería invitación, el cartao al que se refiere la sobrina de Manuel. El primero de una larga cola de personas que, flanqueadas por decenas de policías militares, aguardaron pacientes a que se abrieran las puertas de la ciudad deportiva Alfredo Gottardi, más conocida por Caju, el nombre de una fruta tropical muy típica en el norte de Brasil, el centro donde vive y trabaja España desde que llegó a Curitiba. Por la mañana, Toni Grande, acompañado del preparador físico, Javier Miñano y de María José Claramunt, inspeccionó el estado del terreno de juego donde un par de horas después se inició la práctica con público. Y aunque no parecía muy satisfecho, por blando e irregular, el hecho de que fuera el único del recinto con vallas, impidió que se cambiara de ubicación la sesión, dado que ya se habían repartido las invitaciones para asistir al partido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon