Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Combatir la seudociencia

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 El País
Surtido de medicinas homeopáticas © CONSUELO BAUTISTA Surtido de medicinas homeopáticas

Es lamentable que el debate celebrado en la Comisión de Sanidad del Congreso sobre las llamadas terapias alternativas no haya logrado articular posiciones claras que permitan frenar el auge de las seudociencias en España. Ciudadanos había presentado una proposición no de ley en la que, entre otras medidas, se proponía que los profesionales sanitarios tuvieran que denunciar ante la fiscalía los casos que pongan en peligro la salud de los pacientes.

Editoriales anteriores

Vacunar es proteger (08/06/2015)

Curanderismo letal (13/08/1995)

Esta medida puede ser discutible, pues tal obligación, similar a la que ahora existe en caso de maltrato infantil, colocaría a los profesionales sanitarios en la difícil tesitura de tener que juzgar de oficio lo que hacen otros, en una función de tutela que no les corresponde. Pero existen otras posibles maneras de controlar estas prácticas y proteger a los pacientes. Lo que resulta alarmante es que, durante el debate, el portavoz socialista devaluara el papel de la evidencia científica como instrumento para evaluar la bondad de las terapias alegando que “hay distintos tipos de evidencia”.

El método científico no es infalible, pero es el mejor instrumento que tenemos para garantizar la seguridad de los tratamientos. Quienes asumen tareas legislativas deberían tener clara la diferencia entre una terapia que se ha sometido a rigurosas pruebas de eficacia y seguridad, y aquellas otras que, como la homeopatía, no han sido capaces de demostrar eficacia alguna más allá del efecto placebo, a pesar de lo cual se venden en las farmacias como un medicamento más.

El resultado del debate no puede ser más decepcionante. La declaración genérica de condena aprobada a instancias del PP es insuficiente. El vacío legal facilita todo tipo de abusos y engaños. Las terapias basadas en seudociencia son un fraude y en los casos en que se ofrecen como alternativa a los tratamientos convencionales, un grave peligro, pues dejan a los enfermos sin oportunidad de curación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon