Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Competencia investiga si Iberdrola bajó la producción hidráulica para manipular precios de la luz

El Mundo El Mundo 18/06/2014 CARLOS SEGOVIA

La Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) investiga si Iberdrola bajó intencionadamente la producción hidráulica el pasado diciembre en cuencas claves de España para ofrecer precios artificialmente altos al mercado y contribuir a que la subasta de los días posteriores encareciera el recibo.

El órgano regulador que vela por el juego limpio en la formación de precios de la luz hizo ayer público un expediente sancionador por contra la primera eléctrica del país, por su actuación previa a la subasta del del pasado diciembre y que el Gobierno para evitar una subida de la luz del 11%.

Aunque este tipo de fraude es muy difícil de probar, la CNMC ve indicios suficientes como para sospechar que Iberdrola incurrió en «infracción muy grave» tras una investigación preliminar que se prolonga desde el pasado 10 de diciembre. El organismo se ha centrado en dos iniciativas: ver si hubo movimientos fraudulentos en los días previos a la subasta como es presuntamente el caso; y si hubo fraude en la subasta en sí, que es otra investigación aún no concluida oficialmente.

Bombeo de menos agua

EL MUNDO publicó el pasado 12 de enero que la CNMC sospechaba que, entre otras prácticas de otras empresas del sector, Iberdrola había bombeado durante días clave menos agua de la normal como táctica para que no hubiera oferta suficiente de energía para atender la demanda, provocando así un alza de los precios en la subasta.

Según un informe oficial de la CNMC publicado el 7 de enero, una de las circunstancias «atípicas» que rodeó la subasta es que en los días previos, la producción hidráulica llegó a ser hasta un 20% más baja que en el mismo periodo del año anterior. Según sus cálculos, se produjo una inusual indisponibilidad de este tipo de energía de hasta 2.361 megavatios, equivalente a dos centrales nucleares paradas.

En el procedimiento sancionador, las sospechas se centran en la baja producción hidráulica de Iberdrola Generación en varias de sus instalaciones de las cuencas de los ríos Duero, Tajo y Sil, según un comunicado oficial del propio grupo eléctrico que preside Ignacio Galán. Fuentes de Iberdrola agregaron que la producción de esas centrales en cuestión en aquel periodo fue de 756 gigavatios hora, cuando la total en España de todas las fuentes de energía fue de 17.485. «No se puede manipular precios con un 4,3% de la producción», señalaron en la eléctrica, que consideran que podrán aclarar que no hubo irregularidades en los quince días de que disponen ahora para presentar alegaciones. El organismo regulador que preside José María Marín se limitó ayer a anunciar la apertura del expediente sancionador en base al artículo 60, apartado 15 de la Ley del Sector Eléctrico vigente en el periodo investigado, que establece que es «una infracción muy grave» la «manipulación fraudulenta que altere el precio». No emitió nota de prensa como en otras ocasiones, por lo que no dio más explicación. La no publicación de comunicado puede denotar inseguridad en la CNMC de que vaya a terminar sancionando.

En cambio, la eléctrica se mostró rotunda horas más tarde en un comunicado oficial: «Iberdrola Generación niega rotundamente haber realizado cualquier tipo de manipulación sobre los precios ofertados por sus instalaciones de generación eléctrica».

La investigación se centra en las ofertas de energía hidráulica que hizo al mercado Iberdrola Generación entre el 30 de noviembre y el 23 de diciembre. Es decir, en el periodo clave previo a la subasta del 19 de diciembre que dio lugar a una subida de la luz de más del 11%, pero que fue anulada por el Gobierno por posible fraude. El ministro de Industria, José Manuel Soria, llegó a hablar de «burda manipulación» sin que hubiera llegado aún esa conclusión la CNMC, por lo que fue criticado por la patronal Unesa.

La apertura del procedimiento sancionador no prejuzga si el resultado será finalmente de sanción o de archivo del caso. La CNMC dispone de hasta 18 meses para resolver y la multa máxima sería de 30 millones de euros al aplicar la Ley de 1997 y no la vigente desde el día 27. Iberdrola obtuvo un beneficio neto en 2013 de 2.572 millones de euros, por lo que el daño en caso de sanción sería meramente reputacional. La Bolsa reaccionó ayer con indiferencia y las acciones de Iberdrola experimentaron una subida del 0,52%.

El Ministerio de Industria no aprovechó ayer para reivindicar su posición durante los días posteriores a la subasta. Fuentes autorizadas del Ministerio se limitaron a señalar a este diario que «la CNMC es un organismo independiente». «Incoar supone iniciar un procedimiento sancionador que no prejuzga el resultado, aunque sí significa que existen dudas fundadas».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon