Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Condenados a cadena perpetua 40 golpistas por el intento de asesinato de Erdogan

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 05/10/2017 AFP
Dos soldados con uno de los acusado de planear el asesinato de Erdogán. © MUSTAFA CIFTCI Dos soldados con uno de los acusado de planear el asesinato de Erdogán.

Un tribunal turco ha condenado este miércoles a cadena perpetua a 40 personas por intentar asesinar al presidente Recep Tayyip Erdogan en el golpe de Estado fallido de julio de 2016. Un total de 47 personas —entre las que se encuentran el predicador Fethullah Gülen, designado por Ankara como el cerebro del golpe y un excolaborador del presidente turco— fueron juzgadas en Mugla, al suroeste del país, en un juicio con altas medidas de seguridad.

MÁS INFORMACIÓN

  • Las incógnitas del golpe turco
  • FOTOGALERÍA Un año del golpe de Estado en Turquía
  • Un civil que se enfrentó al golpe: “Volvería a ponerme frente a los militares”

El juicio ha sido, hasta ahora, el más importante por el intento del golpe de Estado, que dejó 250 muertos —excluyendo a los golpistas—. Tras el proceso, 40 de los 47 acusados han sidocondenados a cadena perpetua, según ha indicado la agencia de prensa turca Dogan. Entre ellos, al exgeneral de brigada Gökhan Sönmezates, considerado como el líder de los golpistas y que tenía asignada la misión de "capturar o matar" a Erdogan. Los acusados, entre ellos 37 exmilitares, han sido juzgados por 17 delitos, entre los que se encuentran "atentado contra el presidente", "violación de la Constitución" y "asesinato de una persona depositaria de la autoridad pública".

La Fiscalía ordena la detención de 133 funcionarios

La Fiscalía turca ha ordenado este jueves la detención de 133 funcionarios por su presunta vinculación con el fallido golpe militar del 15 de julio de 2016, según ha informado la agencia de noticias turca Anadolu.

La mayoría de los funcionarios están acusados de usar ByLock, una aplicación móvil cifrada que presuntamente usaban los seguidores del clérigo islamista Fethullah Gülen, a quién Ankara responsabiliza del golpe. 

La policía ha iniciado una operación en 11 provincias destinada a detener 101 funcionarios del Ministerio de Finanzas y 32 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. 

Ali Yazici, que fue colaborador del presidente turco, ha sido condenado a 18 años de prisión, según Dogan, y otro militar a 15. Además, el tribunal ha absuelto a un antiguo militar y ha dejado para otro juicio separado los casos de cuatro acusados, entre ellos el predicador Gülen, exiliado en Estados Unidos, y que niega cualquier implicación en el intento de golpe.

En la noche del 15 al 16 de julio de 2016, un comando de soldados asaltó el hotel donde Erdogan pasaba sus vacaciones en familia, en Marmaris, al suroeste del país, mientras otros militares amotinados intentaron tomar los centros de poder en Estambul y Ankara. Según Erdogan, los golpistas tenían el objetivo de matarle y llegaron al hotel poco después de que él se hubiera ido. Dos policías de su guardia personal que se encontraban en ese lugar murieron en el hospital. Mientras Erdogan volvía hacia Estambul en la noche del 15 de julio, los golpistas huyeron a las afueras de Marmaris para esconderse, pero fueron encontrados.

El juicio, que empezó en febrero, se ha celebrado en un ambiente muy tenso y en cada audienciagrupos de manifestantes pedían la pena de muertepara los acusados. El año pasado estalló una polémica cuando uno de los soldados juzgados se presentó en el tribunal con una camiseta con la palabra 'héroe'. Erdogan reaccionó y ordenó que las personas juzgadas por "terrorismo" llevaran un vestido similar a los presos de Guantánamo, una medida que todavía no ha entrado en vigor.

Tras el intento de golpe, las autoridades turcas lanzaron una ofensiva contras los presuntos partidarios del predicador Gülen, un antiguo aliado de Erdogan, que desde 2013 se convirtió en su principal enemigoLas purgas sin precedentes, que suscitaron la preocupación de los países occidentales, sirvieron para "limpiar" las instituciones que, según el Gobierno turco, estaban infiltradas por partidarios de Gülen desde los años 1970. Desde julio de 2016 cerca de 50.000 personas han sido detenidas y más de 140.000 despedidas o suspendidas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon