Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Condenan a un concejal de Cervera a 14 meses de multa y a indemnizar con 30.000 euros al secretario municipal

La Vanguardia La Vanguardia 11/06/2014 null

Lleida. (ACN). - La Audiencia de Lleida ha condenado por un delito continuado de injurias al concejal de Cervera del partido local Solucions y Futur (SiF), Raimon Fusté, a pagar una multa de 14 meses con una cuota diaria de 10 euros, y también 30.000 euros de indemnización así como la mitad de los gastos del proceso, incluidas las de la acusación particular. Fusté fue juzgado el pasado 26 de mayo por unos hechos que se remontan a 2010, cuando formaba parte del equipo de gobierno con el PSC en la alcaldía, y calificó de "incapaz y corrupto" al secretario municipal asegurando que no tenía nivel para elaborar el POUM. Durante el juicio Fusté pidió perdón, en parte, por los insultos al secretario.

La sentencia considera como hechos probados que el concejal dijo al secretario municipal durante el Pleno de 2 de diciembre de 2010 que "no tenía ningún estudio universitario, no es un experto urbanista sino que ha hecho cursillos", que era un "incapaz" y que no estaba capacitado para hacer un POUM así como que su primo tenía muchos intereses y estaba haciendo negocios supuestamente ilegales. El documento también dice que Fusté aseguró haber visto muchos favoritismos en los terrenos del primo del secretario y que tildó a éste de ser un ''insolidario y jeta'', así como ''corrupto'' por favorecer intereses urbanísticos a familiares.

En la sentencia también se hace referencia a que como consecuencia de todo ello, el secretario, que actualmente está jubilado, se le diagnosticó una depresión que tuvo que ser tratada con medicamentos, desde 2009, y que después de verse agravada, estuvo de baja en dos períodos diferentes entre 2010 y 2011. En este sentido, el tribunal, apunta a la existencia de daño moral después de haberse acreditado la existencia de una "intromisión ilegítima en el honor de una persona".

Durante el juicio, Fusté dijo que su intención no era insultar ni molestar al secretario sino que sólo "quería que saliera la verdad porque había mucho malestar en Cervera en relación al POUM". Los hechos acabaron comportando la salida de Fusté del equipo de gobierno y como concejal de la Paeria. La acusación particular pedía una indemnización de 80.000 euros y un año de prisión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon