Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Condenan a una pareja por obligar a hacer trabajo esclavo en Argentina a dos menores indígenas paraguayas

El Mundo El Mundo 11/06/2014 DINO CAPPELLI

Mirna María Ferreira González fue hallada, de forma unánime, culpable en calidad de autora de trata de personas con fines de explotación laboral. El caso, resuelto en el Tribunal de Sentencia del Paraguay, termina así con la situación de esclavitud que debieron soportar dos adolescentes indígenas paraguayas en territorio argentino.

El Tribunal de Sentencia presidido por Héctor Capurro evaluó las pruebas documentales y testificales presentadas por la Fiscal y corroboró que Ferreira, junto a su esposo Héctor Dos Santos, obligó a dos adolescentes de 14 y 15 años (tía y sobrina a pesar de la edad) a realizar trabajos en situación de servidumbre. Para ello fueron arrancadas de la comunidad indígena que habitaban junto a sus familiares, en el Chaco paraguayo.

Entre el 22 y 23 de octubre del año 2010, Ferreira llegó hasta la comunidad asentada en una reserva natural y solicitó llevarse a las dos menores. La petición fue rechazada por la familia. Sin embargo, la mujer regresó el 26 de octubre con víveres y repitió su petición. Las niñas fueron finalmente entregadas a Ferreira y su esposo, que supuestamente las llevarían a la ciudad de Asunción, donde se encargarían del cuidado de los hijos de la pareja.

Pero la historia tomó otros derroteros. Fueron llevadas hasta Argentina, donde reside la familia de la condenada. Las víctimas relataron que fueron trasladadas hasta un lugar en el que se subieron a una pequeña embarcación con la que cruzaron por el río, eludiendo así los controles migratorios. Empezó entonces el periodo de ocultamiento, ya que el paradero de las adolescentes dejó de ser conocido, explicó la fiscalía.

Según el Ministerio Público, las adolescentes relataron que sufrieron maltrato físico y psicológico en la vivienda de Ferreira, quien incluso les cortó el cabello, lo que representa un ataque a sus costumbres ancestrales. Además de los maltratos, las menores no recibían comida y eran enviadas a otras familias a hacer labores domésticas por las cuales no eran remuneradas.

Sin embargo, su 'tutora' percibía el pago por el trabajo de las menores. Las profesionales argentinas que asistieron y rescataron a las víctimas relataron a través de videoconferencia que las afectadas evidenciaban señales de violencia, como quemaduras y moretones.

El fallo judicial establece también una condena en Argentina a Dos Santos por esta misma causa. Deberá cumplir una pena de 10 años y seis meses de prisión. Ferreira tendrá que cumplir la suya en el penal de Mujeres Buen Pastor (Paraguay), por lo que fue revocada la medida alternativa de arresto domiciliario con la que le habían beneficiado tras su detención en agosto de 2011. Según ha podido saber EL MUNDO, su sentencia por trata de personas le a ocho años de prisión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon