Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Corte Suprema de EE. UU. suspende ejecución de preso a último momento

dw.com dw.com 21/05/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Una hora antes de que se llevara a cabo, la Corte Suprema de Estados Unidos suspendió la ejecución del asesino Russell Bucklew en el estado de Missouri, y anunció que analizará el polémico caso.

Bucklew, que debía ser ejecutado a las 00:01 horas (local), había pedido ante los tribunales no morir por inyección letal en vista de su estado de salud. Su ejecución iba a ser, además, la primera desde que en una las drogas utilizadas fallaron y causaron gran sufrimiento al preso, hasta que al final murió por un paro cardíaco.

La decisión del juez Samuel Alito estuvo precedida por horas de tensión e incertidumbre: la ejecución fue suspendida por un tribunal de apelaciones, pero una hora antes de la medianoche la misma corte dio marcha atrás, por lo que parecía que la muerte de Bucklew era inminente, hasta que llegó la decisión del Supremo, informaron los medios locales.

De hecho, la orden de ejecución sigue vigente hasta este jueves a las 00:01 hora local, según la NBC, por lo que Bucklew podría ser ejecutado en teoría en cualquier momento si se agotan todos los medios legales.

Sustancias de procedencia desconocida

Los abogados del preso argumentan que la inyección letal podría contener una sustancia que en su caso le produciría una muerte dolorosa. Debido a una enfermedad congénita, Bucklew, de 46 años, podría sufrir una hemorragia cerebral y dolores extremadamente fuertes. Y la Constitución estadounidense prohíbe "un castigo cruel y extraordinario".

Buckkew había pedido que su ejecución en la cárcel de Bonne Terre fuese grabada en video, pero no se lo permitieron. Sus abogados tampoco pudieron saber qué sustancias le serían inyectadas ni su procedencia, ya que las autoridades se niegan a dar esa información.

En 1996 el condenado mató al nuevo compañero sentimental de su exnovia y luego secuestró y violó a la mujer, entonces de 21 años. Posteriormente afirmó estar arrepentido. La madre del asesinado se mostró decepcionada. "No estoy contenta", declaró a la NBC.

El caso de Bucklew generó gran repercusión luego de que un condenado muriera el 30 de abril en Oklahoma tras debatirse de forma dolorosa durante 43 minutos antes de fallecer. El trasfondo del conflicto son los problemas de abastecimiento que está teniendo Estados Unidos de las sustancias utilizadas en las ejecuciones. Los fabricantes europeos de las drogas se niegan a que sean usadas para la pena de muerte y una serie de estados usan por eso nuevas mezclas de procedencia poco clara y no informan sobre quiénes las producen.

CP (dpa, afp, rtr)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon