Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cruce de acusaciones entre prorrusos y ejército por el ataque a Slaviansk

La Vanguardia La Vanguardia 08/06/2014 null

Moscú (EFE).- Los insurgentes ucranianos acusaron hoy al nuevo presidente ucraniano, Petró Poroshenko, de permitir el uso de lanzaderas de misiles Grad en los ataques contra los bastiones prorrusos.

"El ataque contra Slaviansk es una demostración de las agresivas intenciones de Poroshenko en relación con los habitantes de las (autoproclamadas) repúblicas de Donetsk y Lugansk", aseguró hoy Miroslav Rudenko, uno de los líderes separatistas, según las agencias rusas.

Según los rebeldes, las fuerzas gubernamentales atacaron esta madrugada varias localidades situadas cerca de Slaviansk, una de las más irreductibles plazas fuertes de los milicianos, con lanzaderas Grad desde la montaña Karachun.Los habitantes de los pueblos de Artiómovka y Semiónovka, y el barrio Vostochni en Slaviansk han tenido que refugiarse en los sótanos de los edificios para resguardarse de los bombardeos, según los rebeldes, que respondieron con morteros al fuego enemigo.

Los insurgentes aseguran que rechazaron el ataque de la guardia nacional contra Artiómovka, pero que hay varios muertos y heridos, sin especificar si se trata de milicianos o civiles.Poroshenko "demuestra así que no quiere dialogar con nosotros en el idioma de la diplomacia, lo que, por supuesto, dificultará un arreglo pacífico" del conflicto, subrayó Rudenko.

"En su discurso de investidura dejó claro que no entablará un auténtico diálogo con el pueblo del Donbass (cuenca hullera ucraniana). Se nos niega la federalización y el estatus federal de la lengua rusa", agregó.

Según Andréi Purguin, viceprimer ministro de la república popular de Donetsk, casi todos los habitantes de Semíonovka han abandonado sus hogares, ya que "no pueden vivir bajo un tiroteo permanente".Poroshenko anunció el sábado nada más ser investido un plan de paz para el arreglo del conflicto en el este del país, aunque descartó cualquier clase de negociación con los insurgentes prorrusos.

"Se trata de dialogar con ciudadanos pacíficos. No vamos a hablar con los bandidos", agregó, en alusión a los dirigentes separatistas de Donetsk y Lugansk, que proclamaron el pasado 12 de mayo su independencia tras sendos referendos separatistas.Al respecto, anunció una amplia amnistía para aquellos milicianos que no hayan cometido delitos de sangre y propuso crear "un corredor para los mercenarios rusos que quieran regresar a sus casas".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon