Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuba y el apetito literario en Latinoamérica

dw.com dw.com 09/07/2016 Eva Usi (DZC)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Desde el acercamiento entre Washington y La Habana, la isla es foco de interés; también su prolífica literatura, a decir por un debate en Berlín en torno a la producción literaria en la isla y en el exilio.

“Cuba tiene una literatura tan rica y variada como la historia política del país“, dice la invitación a una conferencia impartida por Martin Franzbach, considerado uno de los más destacados conocedores de la literatura cubana. Franzbach presentó en Berlín su “Historia social de la literatura cubana“, dos tomos en los que investiga la producción literaria en el contexto político e histórico entre 1959 hasta 2005, casi cinco décadas a partir de la Revolución Cubana.

Leonardo Padura, cuyas novelas policíacas critican la revolución, vive y produce en la isla, pero sus ingresos por la venta de sus libros provienen del extranjero. Padura es bandera de los literatos que trabajan en la isla. Reinaldo Arenas, novelista, poeta y dramaturgo cubano que logró emigrar en 1980, un homosexual que padecía sida y acabó suicidandose en Nueva York en 1990, es considerado por Franzbach como uno de los grandes autores contemporáneos, cuyo célebre "Antes de que anochezca", concluido poco antes de su muerte, narra los horrores vividos en Cuba.

Guillermo Rosales es otro cubano que también se suicidó, escribió en inglés una novela titulada Halfway House, posteriormente retitulada Boarding Home. Considerado loco y genio, describe el olvido que sufre un cubano exiliado en en asilo en Florida.

Según Franzbach, no se honra lo suficiente a la literatura en el exilio. "Tal vez no alcance a vivir hasta entonces, pero estoy seguro de que algún día será revalorada. Tanto como los son ahora los escritores de la talla de José Lezama Lima o Virgilio Piñera", dice.

La literatura cubana y el exilio

La literatura cubana es notablemente rica considerando el reducido número de habitantes. "Cuando vivían Lezama Lima, Alejo Carpentier y Guillermo Cabrera Infante, la isla tenia mucho menos habitantes que hoy", dice el experto. "Esto es tradicional en Cuba, desde José Martí en 1898, considerado por Fidel Castro como el padre de la revolución", afirma Michi Strausfeld, traductora y editora alemana, que ha dado a conocer a numerosos autores latinoamericanos en Alemania. Strausfeld participó en el debate berlinés.

Más de siete millones de cubanos han dejado la isla desde 1959, el equivalente a dos tercios de la población actual, de unos 11 millones de habitantes. "Aquellos cubanos que fueron expulsados y que no pueden volver necesitan un permiso especial de cuatro días, cuando, por ejemplo, un familiar se está muriendo. Son condiciones muy duras para muchas familias separadas sin posibilidad de poder viajar", dice por su parte Strausfeld.

La restricción a los incómodos del régimen sigue teniendo vigencia pese a la libertad de viaje que gozan los cubanos desde hace varios años. Strausfeld señala que los escritores en el exilio narran sus vivencias en el extranjero, pero es sorprendente que muchos de ellos siguen escribiendo sobre Cuba casi obsesivamente.

Diez años de Raúl Castro

La traductora alemana recuerda que en agosto se cumplen diez años desde que Raúl Castro asumiera el mando. "La sociedad está impaciente, quiere un cambio visible, desafortunadamente el único cambio visible es la partición en la sociedad entre quienes tienen acceso al peso cubano cambiable, CUC, y quienes no lo tienen. Un CUC es equivalente a un dólar, un euro. Los que tienen CUCs tienen un nivel de vida que no tienen quienes no reciben dinero del extranjero o no están en contacto con turistas, dice Stausfeld. "Una sociedad que partió con la premisa de ser igualitaria ahora se encuentra partida en dos, entre quienes tienen y quienes no tienen", lamenta.

Cuba es el foco de interés del momento, también su literatura, aunque los tomos tardan un poco más en llegar. “Yo espero que América Latina en su conjunto, tal vez de la mano de Cuba, vuelva a despertar el interés de los lectores alemanes. Es como si todo el continente hubiera caído en un agujero. No hay interés", dice Stausfeld.

Cuando se acerca también el 90 aniversario del máximo líder, Fidel Castro, algunos dicen que nada cambiará en la isla mientras viva Fidel. Franzbach atribuye la falta de un cambio verdadero al embargo que sigue vigente. "Al turismo estadounidense ya se le permite viajar por razones humanitarias. Desde los puertos de Miami zarpan 5 barcos con mercancías a Cuba. Pero los barcos cubanos no pueden viajar todavía a Estados Unidos", explica.

Strausfeld recuerda que mientras no haya una mayoría demócrata en el Congreso de Estados Unidos, no será posible el levantamiento del embargo en su conjunto. "Cuando se levante del todo, debiera tener contrapartidas, como la libertad de prensa, libertad a la creación de partidos políticos y libertades democráticas. Ojalá llegue pronto, no es posible que los cubanos sigan leyendo el periódico oficial Granma a estas alturas. Es ridículo".


Autor: Eva Usi (DZC)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon