Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dainese, del asfalto al espacio

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 26/09/2017 Javier Salvatierra
Cristiano Silei, consejero delegado de Dainese. © Proporcionado por ElPais Cristiano Silei, consejero delegado de Dainese.

¿Qué tienen en común el astronauta danés Andreas Mogensen y el piloto italiano de MotoGp Valentino Rossi? Aunque a bote pronto no parece la más intuitiva, la respuesta es la ropa. Ambos usan para su trabajo productos Dainese, la marca italiana de ropa para motoristas fundada en 1972 por Lino Dainese, un apasionado de las motos y del diseño que unió sus pasiones para revolucionar el mundo del equipamiento para pilotos. La marca, en manos del grupo inversor Investcorp desde 2015, acaba de cumplir 45 años. Su consejero delegado, Cristiano Silei (Murlo, 1968), pilota desde 2015 la empresa, en pleno el proceso de expansión y de renovación de sus tiendas, intentando conjugar innovación y resultados económicos.

Mogensen, como el francés Thomas Pesquet, viajó al espacio embutido en un Skinsuit, un mono diseñado por Dainese, en colaboración con el MIT y la NASA, que ejerce una presión sobre la columna vertebral de los astronautas evitando que se alargue en ausencia de gravedad. Así, al volver a poner los pies en la tierra, se evitan lesiones y dolores. "El proyecto no tiene intención comercial, no hay mercado de astronautas", bromea Silei al teléfono. "Pero así desarrollamos conocimientos, tecnologías y materiales que luego aplicamos a nuestros productos", añade.

Donde sí hay mercado es en las motos, que concentran el 75% del negocio de Dainese, que integra la marca de cascos AGV, adquirida en 2007, y la marca sueca de equipamiento para ciclistas Poc, comprada en 2015. Dainese produce también ropa y equipamiento protector para esquí, mountain bike e hípica. Incluso equipó este año a la tripulación del barco neozelandés Emirates para las regatas de la Copa del América. Con todo ello, el año pasado el grupo facturó 195,3 millones de euros, un 32,9% más que el año anterior. La empresa no facilita el beneficio, pero informa de un resultado bruto de explotación de 21,9 millones de euros, un 46,9% más que en 2015.

Con motivo del 45º aniversario, que coincide con el 70º de AGV, Dainese acaba de dar una vuelta a sus tiendas, 68 en todo el mundo, 42 de ellas en régimen de franquicias. Sin abandonar las ventas en tiendas multimarca, también han remodelado la tienda online, para dar un servicio multicanal. "Se trata de establecer una relación diferente con el cliente", explica Silei. La idea es doble: por un lado, distintos espacios dentro de la tienda para que los distintos perfiles de usuarios de moto -deportivos, urbanos,...- encuentren lo que buscan y que el fabricante pueda conocer cómo van cambiando sus necesidades para futuros productos; y por otro, "explicar el valor de nuestro producto, que quede claro que no todas las prendas son lo mismo", poner de relieve la dimensión innovadora de la marca.

"Nosotros no desarrollamos prendas, estudiamos lo que el cuerpo humano necesita en condiciones extremas", sentencia Silei, y presume del departamento de I+D de Dainese: "Todo lo que se ha inventado en seguridad para la moto y el esquí lo ha inventado Dainese: el protector deslizante de la rodilla, la joroba protectora aerodinámica de la espalda, los guantes con compuesto de carbono, el airbag electrónico...". La marca italiana cuenta con un centro de innovación, el D-Tech donde experimenta con materiales y objetos y con un centro móvil (D-Mobile) que va de carrera en carrera para hacer pruebas. Los avances que van consiguiendo, algunos de ellos inspirados en la naturaleza (como el protector de espalda, que recrea el dorso de una langosta), se fabrican en las instalaciones de Molvena y Vicenza (Italia) y en la fábrica de cascos de Campodoro. En total, la empresa tiene unos 900 empleados.

Según Silei, que llegó a Dainese de la mano de Investcorp, el hecho de que la empresa ahora pertenezca a un grupo inversor se conjuga perfectamente con el espíritu romántico e innovador del fundador. "La filosofía de Investcorp no es invertir para cortar gastos, sino para el desarrollo de la empresa. Mi misión es llevar a la empresa a un nivel internacional. Mantener el espíritu del fundador, que además sigue siendo socio, mantener la filosofía, pero añadir un nivel de gestión, marketing y organización para alcanzar el espacio que marcas como Dainese o AGV merecen". En esa estrategia, la prioridad no es crecer mediante adquisiciones, aunque "si se presentan oportunidades y tienen lógica", como la de Poc, no lo descarta.

De cara al futuro del negocio, Silei destaca con pasión el airbag para motoristas, el D-Air, cuyo primer prototipo data de 2000. En 2007 se probó en una carrera del campeonato del mundo por vez primera y en 2011 salió la versión para la calle. "ESe va a ser el desarrollo más importante en los próximos años. Ahora el reto es acercar el coste a lo que el motorista quiere o puede gastar", afirma. Habrá nuevos materiales y formas y prendas que puedan tener un uso combinado, deportivo y casual. ¿Conectados? "Tenemos algunas soluciones, en relación con el GPS, sistemas de socorro, es una dirección que seguimos con atención. Y serán productos innovadores, porque eso es lo que hacemos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon