Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

DataTraveler Elite G2, más rápido, más resistente, más capaz

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 JAVIER LÓPEZ TAZÓN

Quien más quien menos, todos tenemos en casa más de media docena de pen drives, llaveros de memoria, USB o como quiera que los llamemos. Los hay de cualquier forma imaginable -conozco a más de uno que los colecciona- y la mayoría de ellos lleva serigrafía una marca que no será la del fabricante sino de una compañía de lo que sea.

Los USB se han convertido en objetos de mercadotecnia y han ido perdiendo valor a la vez que se ha ido transmitiendo el mensaje de que son un medio muy importante de transmisión de virus informáticos.

© Proporcionado por elmundo.es

Y, sin embargo, hay compañías que se mantienen en el negocio. Una de ellas es Kingston, que acaba de presentar sus DataTraveler Elite G2. Y no creo que alguien los utilice como material de mercadotecnia para regalar, porque éstos sí tienen un precio serio, aunque tampoco es disparatado. El modelo de 128 gigas cuesta alrededor de 70 euros.

Mucha gente frente a un USB sólo se pregunta qué capacidad tiene. Error. Cierto que es uno de los puntos clave, pero tan importante como la capacidad de almacenamiento es la velocidad de transmisión. Queremos poder transferir los vídeos 4K del verano, pero también queremos hacerlo con rapidez. Y no sólo eso. Además queremos reproducir vídeos de esa resolución sin pasarlos a un ordenador, directamente del USB. Y, para eso hace falta que sea rápido. Muy rápido. Tampoco sirve de nada poder guardar en un USB todas esas fotos y vídeos del acontecimiento más importante de los últimos años (o los documentos de la empresa o el proyecto de ingeniería...) si el USB es de plástico o de metal blando.

A todas esas necesidades responde el DataTraveler Elite G2. Para empezar, está disponible en capacidades de 23 gigas hasta 128 y es un USB 3.1, es decir, tiene una velocidad de transferencia de datos teórica de cinco gigas por segundo, aunque en la práctica apenas puede sobrepasar los 300 megas por segundo. Y, además, está fabricado en metal resistente. Le podría pasar un vehículo por encima sin destruirlo... excepto por la tapa del conector. Es la parte más frágil de un pen drive y, curiosamente, está protegido por un capuchón de plástico. El de 128 gigas se puede encontrar, por ejemplo, en Amazon, por 68 euros.

En el caso del G2, la unidad no está protegida frente al robo de datos, pero esta misma firma tiene otros USB que protegen el contenido con claves y con respaldo en la nube.

Es la única forma de mantener el negocio: dando valor añadido a cada unidad USB. Mayor velocidad de transferencia, resistencia, seguridad y capacidad de almacenamiento.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon