Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De Biasi se estrena con victoria ante el Levante y el Alavés por fin puntúa

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 30/09/2017 Salva Folgado
Munir adelanta al Alavés ante el Levante. © Kai Försterling Munir adelanta al Alavés ante el Levante.

Para levantar la moral de una tropa decaída, el Alavés ha traído un general italiano. De Biasi se estrenó en el Ciutat con victoria por 0-2. Ganó el que defendió mejor. El Alavés acabó con tres centrales en una línea de cinco defensas, perdiendo tiempo y saliendo a la contra. Todo muy italiano. De Biasi sabía que tenía que sumar a cualquier precio. En el Levante, que se ha deshinchado en dos partidos, Muñiz juntó a todos sus delanteros para levantar otro partido, pero la línea que peor ha reforzado la dirección deportiva granota este verano se desnudó mostrando todas sus carencias. Entre los tres no sumaron ni un remate a portería.

En su primer once, De Biasi, que volvía al Ciutat, sentó a Vigaray, dando entrada en el lateral derecho, en una decisión discutida, al central Alexis. El duelo entre éste y Morales fue uno de los más desiguales del partido, donde el granota, por su momento de forma, se mostró superior. No tuvo tiempo Morales de talar ese árbol. En el minuto 13 se lesionó Samu y Muñiz dio entrada a Luna, zurdo cerrado, y le cambió de banda. Ese duelo, donde el barbudo era superior al tatuado, apenas se cerró con una par de carreras ganadas por el local. Ahí tuvo suerte De Biasi, que en el movimiento de piezas de la segunda mitad le ganó la partida a Muñiz.

Al Levante le duele Alex Alegría. El punta acumula muchos minutos pero no la huele en el área y su contador de méritos está a cero. Es un delantero sin gol en el arranque de Liga. Detrás no tiene competencia. Nano Mesa no está para jugar muchos minutos y de Boateng no hay noticias. Ayer fracasaron los tres juntitos. La dirección deportiva, que ha acertado con Bardhi e Ivi, ha patinado en la elección de la ofensiva.

Los balones colgados al área, centrales o laterales, también siguen escociendo. Es un misterio. La mayoría los ganan los oponentes y Raúl está desprotegido. En uno de ellos, en el minuto 22, el portero granota salvó con un gran manotazo un cabezazo de Munir a quemarropa. El delantero de origen marroquí, que se hizo pequeño en el Valencia, espera romper en el Alavés. Al Levante le hizo daño. Primero obligó a Raúl, luego remató al travesaño y, finalmente, marcó. Todo en diez minutos pletóricos entre el minuto 22 y el 32 de la primera parte. En otro centro lateral, el Alavés cerró el partido en la segunda mitad. Medrán remató de cabeza, sin oposición, un balón colgado tras un contragolpe vasco.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon