Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De los escraches y el acoso al apoyo incondicional: "No os vamos a abandonar nunca"

Logotipo de El Mundo El Mundo 04/10/2017 EL MUNDO

La situación que está viviendo la Guardia Civil y la Policía Nacional desplegada en Cataluña ha provocado no sólo la

apertura por parte de la Fiscalía de una investigación

por posibles delitos de odio y amenazas a las Fuerzas de Seguridad, sino también una reunión de urgencia de Interior para analizar

la presión y acoso que están viviendo los agentes

. Pese a ello, la consigna en el Ministerio del Interior es clara:

ni un efectivo menos

.

Sin embargo, la campaña de acoso contra guardias civiles y policías tiene su otro lado de la moneda. Decenas de ciudadanos que se congregan frente a cuarteles y hoteles donde se encuentran alojados los efectivos enviados para mostrarles su apoyo y la necesidad que tienen de que las Fuerzas de Seguridad estén allí.

© Proporcionado por elmundo.es

Así lo muestra un vídeo colgado en la página de Facebook de la Unidad Familiar de la Guardia Civil en la que un hombre acude a la Comandancia de Lleida para ofrecer a los agentes que allí se encuentran su casa. "En mi casa mi mujer va a cuidaros", les dice el hombre.

Con las llaves de su hogar en las manos y visiblemente emocionado le pide a un agente que vaya a su casa, que se quede allí. El guardia civil le asegura que "no tienen grandes problemas" y le da las gracias "por ser como eres". "Sabes una cosa, hay mucha gente que sois como vosotros y no os vamos a abandonar nunca", le responde el agente mientras el hombre le insiste: "os doy lo que tengo". Ante las palabras de este ciudadano el guardia civil le dice que lo que necesita es un abrazo. "Levántate y dame un abrazo".

Al final los dos agentes de la Guardia Civil que le atienden intenta tranquilizarle y acaban invitándole a un café. El ofrecimiento emocionado de este hombre se ha convertido en uno de los vídeos virales del día con casi un millón de reproducciones. Sin embargo, no es la única muestra de apoyo a la Guardia Civil.

Tras los escraches que se vivieron en algunos de los hoteles donde se encuentran alojados, como fueron en

Calella

y Pineda de Mar, fueron muchos los ciudadanos que se acercaron a las puertas de los cuarteles de las localidades catalanas e incluso a los hoteles para vitorear y dar ánimos a los agentes.

Varios hoteles de Calella (Barcelona), entre ellos el Palmeras, el Catalonia y el Vila, hayan instado a los 500 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil a que abandonen sus instalaciones después de los incidentes ocurridos durante el intento de

referéndum del domingo

. También se han producido expulsiones en la localidad de Pineda de Mar.

Un grupo de personas ha acudido a uno de los hoteles a increpar a los agentes y la dirección del establecimiento dio un ultimátum a los policías para que a las doce del mediodía abandonaran sus habitaciones.

Las imágenes de policías escoltados por los Mossos abandonando los hoteles ha sido el desencadenante para que decenas de ciudadanos se vuelquen con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Este martes por la tarde en el cuartel de Igualada, donde el 1-O se vivieron tensos momentos, se concentró una multitud al grito de "no estáis solos" .

Los cinco sindicatos de la Policía Nacional han solicitado al Ministerio del Interior que adopte "medidas urgentes y efectivas"para garantizar la seguridad de los agentes desplegados en Cataluña ante los "ataques, acoso, persecución y señalamiento" que están viviendo en el territorio catalán.

En Barcelona, unas mil personas con banderas españolas organizaron una marcha junto al cuartel para pedir a la Guardia Civil que se quedara. El grito de "no estáis solos" acompañó a los agentes que allí se encontraban.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon