Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De números y fantasmas

EL PAÍS EL PAÍS 25/05/2014 Gorka Rodrigálvarez Pérez
De números y fantasmas © ALEJANDRO RUESGA De números y fantasmas

Sobre el estadio Da Luz de Lisboa se reunieron dos equipos con su historia y leyenda a cuestas. El Madrid, un favorito atenazado por la presión infernal de ganar un trofeo que se le había escapado en los últimos 12 años, y un aspirante, con cuatro décadas de sombra desde la última vez que se vio en un escenario semejante, maniatado a un recuerdo atravesado lleno de consonantes, las del maldecido Schwarzenbeck, al que acompañaba, eso sí, la memoria de un referente como Luis Aragonés como talismán contra la maldición. Una colección de sentimientos que en partidos como el de ayer se enfundan en su propia camiseta pues también encuentran su momento sobre el campo.

Aquel defensa del Bayern de Múnich que atormentó al Atlético de Aragonés en la final de 1974, se metió en la camiseta de Ramos (por eso de que el dorsal era el mismo, el 4), para volver a golpear a los rojiblancos en el último suspiro del partido. Schwarzenbeck lo hizo con un remate ajustado al palo desde fuera del área, y Ramos prefirió colgarse del cielo de Lisboa para golpear la pelota con la cabeza. Los brazos de Courtois, como los de Reina 40 años atrás, no pudieron repeler el remate cuando solo restaban dos minutos para el final del partido. En la prórroga, no hubo fantasmas. Se los llevó el cansancio, que dejó el camino libre para que Bale, Marcelo y Cristiano hicieran el resto.

El tanto de penalti del portugués supuso el 17º gol en su cuenta particular, lo que le convirtió en el mayor artillero del curso europeo y de la historia de la competición. Su oposición al título también ha resultado la más abultada: 47 remates a puerta en 13 partidos. Gracias a su eficacia desde el punto de penalti, Cristiano se coloca en segunda posición en el ránking de los máximos goleadores en la historia de la Copa de Europa con 68 goles, solo por detrás de Raúl, con 71, y por delante de Messi, que suma 67.

La cifra total para el Madrid finalizada ya la Champions y con la Décima bajo el brazo ha resultado de 41 goles a favor en más de una docena de encuentros, (con una media de 3,15 por enfrentamiento), el segundo mejor registro en la historia de la competición, solo superado por los 45 del Barcelona en la temporada 1999-2000. Eso sí, los azulgrana los anotaron en 16 partidos.

No solo CR engordó su hoja de servicios con el Madrid. Casillas, tras la victoria de ayer ante el Atlético, es ya el jugador blanco con más triunfos con la camiseta blanca, 430, superando a Raúl, que estableció el anterior récord en 429. El capitán blanco ha ganado 12 de las 14 finales que ha disputado, y no ha cedido ninguna desde 2000.

Carlo Ancelotti también ha encontrado un hueco en la historia, ya que cuenta con tres Champions en su haber (Milan 2003 y 2007 y Madrid 2014), una marca en la que solo le iguala Bob Paisley, que hizo lo propio con el Liverpool en 1977, 1978 y 1981.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon