Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Decepción nacionalista, advertencias del PP y reafirmación del PSOE

EL PAÍS EL PAÍS 09/04/2014 Anabel Díez

Poco; muy poco; apenas nada para muchos, ha cambiado en el conflicto que se vive por el desafío soberanista del Gobierno catalán con el apoyo de ERC. Después del rechazo este martes de la iniciativa del Parlamento de Cataluña para que el Gobierno le cediera la capacidad de convocar un referéndum, el PP advierte de que un cambio de la Constitución "hay que madurarlo mucho". Por tanto, queda muy en entredicho la incitación del presidente, Mariano Rajoy, para que el Parlamento de Cataluña inicie los trámites para reformarla. El PSOE no se rinde e intentará ese cambio de las "normas de convivencia". Los grupos nacionalistas, decepcionados, siguen su camino hacia la convocatoria del referéndum el próximo 9 de noviembre. Pero hay propuestas. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, pide que se añada a la Constitución una disposición adicional para que se reconozca a Cataluña como nación.

Los intentos del portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida para no cerrar las puertas se mantienen. Su propuesta de este miércoles apunta a que se reforme la Constitución para añadir una disposición adicional "que reconozca a Cataluña como nación". Sería una solución ante un problema "de envergadura y muy real". Ahora bien, esta propuesta es compatible, a juicio de Duran, con la creación de "marcos legales" para la consulta del 9 de noviembre. Mejor votar porque en caso contrario "podría haber una declaración unilateral de independencia". Y advierte. "Si España cree que todo se diluirá, se equivoca. Si al final, tanto, tanto y tanto se te cierran las puertas, siempre hay la tentación de salirse por las ventanas".

Alonso (PP): "Un cambio de la Constitución hay que madurarlo"

La única salida que ofreció ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue la de que los nacionalistas intentaran cambiar la Constitución. Ahora vienen las cautelas y las advertencias realizadas por el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso. "Para conseguir lo que quieren los independentistas habría que cambiar el artículo 1 y 2 de la Constitución (indisolubilidad de la nación española y soberanía nacional), y a eso no están dispuestos los principales partidos". "La Constitución no se puede cambiar para contentar a los nacionalistas, pero sí puede reformarse aspectos como el Senado, pero quedan muchas estaciones para llegar a ese destino y hay que madurarlo mucho". Además, "el asunto no es prioritario". ha concluido. Su petición es que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, “no se deje arrastrar por los extremistas y vuelva a la moderación".

Zapatero: "Rajoy tiene que tomar la iniciativa"

Aunque sea "arriesgado", el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha animado a su sucesor, Mariano Rajoy, a que afronte una reforma de la Ley Fundamental. Pero hay que arriesgar. Él lo hizo, aunque el resultado de la reforma del Estatuto de Cataluña no terminó bien, a decir de muchos catalanes, por el rechazo parcial que obtuvo del Tribunal Constitucional. A él, no le gustó la sentencia pero sí le pareció muy bien la intervención del secretario general de su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba en el debate del martes porque "planteó un camino" y "una salida". Para Zapatero, "defender la Constitución es defender los principios democráticos que mejor articulan la convivencia".

Jáuregui (PSOE): "No a un referéndum con cajas de cartón"

Se espera, se desea, que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, "no convoque una consulta soberanista ilegal y no se haga un referéndum con cajas de cartón", ha expresado el dirigente socialista, Ramón Jáuregui y número dos al Parlamento Europeo. Tanto él, como la número uno, Elena Valenciano, se reafirman en que debe abrirse un proceso de diálogo para reformar la Constitución. "Trataremos de convencer al Gobierno", ha dicho Valenciano. No quiere Jáuregui asistir al escenario posible de que Cataluña aprueba una ley de consultas, que sería de inmediato impugnada por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional que encajaría "en la estrategia de los independentistas de alimentar el victimismo". No se llama a engaño Jáuregui, que lamenta de antemano que el presidente del Gobierno no coja el guante del PSOE para abordar la reforma constitucional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon