Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del Bosque ‘muere’ con su grupo

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 14/06/2014 EFE
Del Bosque, en la rueda de prensa. © Alejandro Ruesga Del Bosque, en la rueda de prensa.

El selecionador nacional, Vicente del Bosque, compareció en rueda de prensa, de forma inesperada, para explicar de forma más sosegada las razones de la contundente derrota ante Holanda y definir la hoja de ruta del combinado español en espera del trascendente partido del próximo miércoles ante Chile, donde España se juega su futuro en el Mundial. Una derrota supondría la eliminación. Uno de los aspectos más destacados de la conferencia de prensa del seleccionador fue la escena que se encontró en el vestuario tras la debacle. "Iker dio prueba de su capitanía y compromiso con la selección. Cuando llegué al vestuario de la rueda de prensa estaba él hablando con todos, culpándose en muchas cosas sabiendo que todos éramos culpables, pero poniendo la base del futuro e invitando a todos a no entregarse porque sabe que hay mucha gente en España detrás nuestra", reconoció el técnico salmantino.

Así se produjo su defensa a Iker Casillas  y al resto de veteranos que aguantan el chaparrón de una crítica que comprende, pero ante la que pide "respeto". "Entiendo que es un tema de debate pero nosotros hemos traído a 16 jugadores campeones del mundo de 23. Significa un 30 por ciento de un campeonato a otro", analizó. "Ellos han participado en la consecución de la clasificación al Mundial, no han estado alejados estos cuatro años y en sus clubes han logrado éxitos y se han ganado estar en Brasil. Los hemos traído desde el convencimiento de que son los mejores", añadió.

Cada mensaje de Del Bosque tiene un significado y quiso dejar uno para los que piden renovación del grupo, recordando que las generaciones que vienen por detrás pisando fuerte han fracasado en los Juegos Olímpicos.

"No quiero decir que tenga razón porque habremos dejado alguno fuera que también merecía venir, pero para mí los que están aquí son los mejores. Aunque digan que Xavi tiene 34 años. Con 32 no es una edad para no venir a un Mundial, nos acordamos en marzo como jugaron en Francia para darnos la clasificación. No tenía fuerza moral para dejarlos fuera y algunos de los que se piden habían fracasado en la Olimpiada. Tenemos futuro por detrás pero los que han venido han demostrado calidad durante toda la temporada y nos ayudaron en la clasificación", opinó.

Este equipo tiene la madurez suficiente para afrontar el reto que tenemos ante Chile"

Ahora, son ellos los que se ven obligados a levantar a España de la lona y apurar ante Chile y Australia las opciones de clasificación a octavos de final. "Tienen esa madurez para todavía afrontar este reto que tenemos por delante el miércoles ante Chile. Ese oficio para afrontar un reto mayor que el pasado Mundial. Creo que aquellos que tienen 30 años, por mucho que hayan ganado, son más responsables que los recién llegados". Fue la defensa a ultranza de Del Bosque a los suyos. A los que condujeron a España a dominar el mundo del fútbol.

"Estamos saliendo de la desazón de ayer. Me reía por fuera, pero por dentro estaba cabreado. Estamos muy disgustados, pero esto es un deporte y cualquier deportista se supera ante la adversidad. No hemos hecho nada malo ni grave, una cuestión deportiva de jugar mal el segundo tiempo, así que la cabeza arriba y a pelear el próximo partido", explicó con su habitual tono tranquilo.

"La normalidad es lo mejor que hemos tenido cuando hemos ganado; la templanza para asumir con tranquilidad la victoria y la derrota sabiendo lo que hemos hecho mal. El deporte nos da oportunidad de rehacernos. Cuando vengo a rueda de prensa, mi cara no denota la victoria ni la derrota. Me gustaría que en los jugadores fuese igual", añadió.

Del Bosque entiende la crítica de la prensa tras el 1-5. "Estando en el mundo es muy difícil estar aislado, estamos en permanente contacto con la actualidad. Nadie va a pensar que después de un 1-5 no hay crítica. Me gustaría pedir un pelín de respeto, pero es lógico que haya crítica. Ellos (los jugadores) no deben estar fuera del mundo. No sería bueno aislarse. No os dejamos entrar en hotel porque sería un caos, pero por mí no habría ningún problema", declaró.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon