Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del Brexit al Texit: la innovación tecnológica se prepara para un nuevo Reino Unido

ABC ABC 06/07/2016 J.M. Sánchez
Vista de la bandera británica en uno de los escaños del Parlamento Europeo, en Estrasburgo © EFE Vista de la bandera británica en uno de los escaños del Parlamento Europeo, en Estrasburgo

El miedo a las posibles consecuencias económicas tras la decisión del Reino Unido de abandonar Europa en el llamado «Brexit» ha alterado el devenir diario de muchas empresas y «startups» que operan en la esfera tecnológica. Ponen en duda ahora su futuro y su evolución. Algunas de ellas incluso se plantean abandonar el territorio en busca de una esperanza. La resolución del referéndum ha hecho perder encanto y atractivo para este mercado.

¿Qué pasará finalmente? ¿Cómo llegará a impactar? ¿Se producirá una temible espantada? Es aún prematuro afirmar lo que va a deparar esta nueva situación, aunque las sensaciones son desconcertantes. Muchas empresas tecnológicas, prudentes, han cuestionado el «Brexit» y la terrible repercusión que va a provocar a la innovación, sector de gran rendimiento que solo en 2015 atrapó unos 3.500 millones de euros de financiación y que en conjunto da trabajo a casi dos millones de personas (1.65 millones).

Aquel ventajoso enclave, además, se ha constituido como núcleo del despegue de las llamadas «fintech», firmas que muestran un nuevo camino de gestión de las finanzas a través de la tecnología y que comienzan a hacer tambalear los tradicionales cimientos de las entidades bancarias. Lupina Iturriaga, directora general de la aplicación de finanzas Fintonic, asegura a este diario que antes de que ocurriera lo del «Brexit» la empresa que dirige ya tenía decidido no plantar su semilla en Londres, ciudad que por motivos regulatorios ha permitido el asentamiento de numerosas firmas del sector de las «fintech» en los últimos años

A su juicio, «hay una incertidumbre en las empresas que tengan sede en Inglaterra para ver qué va a ocurrir con el tema, por ejemplo, del pasaporte europeo», aunque se apoya en la idea de que las «startups» suelen adaptarse con celeridad y fácilmente a las diferentes marcos regulatorios. «No sé cómo se va a resolver. No sé si el pasaporte europeo va a servir o no y muchas startups, empresas y bancos de inversión habían situado su sede en Londres, primero favoreciéndose de la regulación y luego aprovechando el pasaporte europeo. Ahora está en tela de juicio hasta ver a qué acuerdo se llega. Y las startups que se encuentren decidiendo ahora dónde ubicarse lo tendrán en cuenta», insiste.

Son muchas las firmas tecnológicas que han visto un gran potencial en Reino Unido para captar financiación y hacer crecer sus proyectos. Una de ellas es la «startup» española Jobandtalent, que acaba de recibir una nueva e importante inyección económica de 40 millones de euros, sucumbió a los encantos británicos. Aunque opera en Inglaterra, Wallapop, una de las aplicaciones de moda que ha revolucionado la forma de compra-venta de productos, no dispone de oficinas ni trabajadores en aquel mercado, por lo que se puede intuir que un supuesto éxodo a consecuencia del «Brexit» no les afectaría de forma directa.

El caso de Busuu, una academia de idiomas online, es distinto, ya que tras hacer fructificar la empresa en Madrid se dio el salto a Londres (2012), por lo que sí puede estar en la órbita de un abandono parcial de aquel mercado. «Estoy bastante seguro que podría haber un éxodo de empresas que hacen negocios fuera del Reino Unido», señalaba recientemente Bernhard Niesner, director general de la firma, en declaraciones a «Financial Times». Dado ese difuso horizonte, otras compañías como Wuaki.TV, con presencia allí, se muestran cautelosas: «No hemos discutido internamente sobre esta cuestión todavía. Hasta que no sepamos los términos de esta desvinculación no realizaremos ninguna acción en un sentido u otro», señalan fuentes de la firma.

«Cuando salió la opción de que el Brexit podía ganar encargamos un estudio sobre las implicaciones que tendría a nivel regulatorio», agrega Philippe Gelis, director general de Kantox, referente en el sector «fintech» y una de las «startups» más prometedoras en la actualidad. Opera a caballo entre la capital inglesas -donde está la sede principal- y Barcelona. En declaraciones a ABC, el cofundador de este «marketplace» de intercambio de divisas se muestra convencido que pese a producirse una salida real del Reino Unido de la Unión Europea mantendrían la presencia en aquel mercado por proyección y experiencia, pero existen dudas acerca de si a nuevos proyectos surgidos en los próximos años les compensa acceder a este territorio. En su opinión, es probable que salgan «algo perjudicados los servicios fintech» que aparezcan en el futuro en Inglaterra.

«Un Brexit real complica todo y hay que duplicar el esfuerzo. Como no quieres abandonar el mercado inglés mantienes la relación con el regulador inglés»Philippe Gelis, de Kantox

En cualquier caso, desde Kantox consideran que el esfuerzo llevado a cabo hasta la fecha no ha sido en balde. «La City de Londres es un gran motor económico, nosotros lo tenemos claro: si se diese el caso de una salida por el Brexit mantendremos una presencia activa en Inglaterra». «Un Brexit real complica todo y hay que duplicar el esfuerzo. Como no quieres abandonar el mercado inglés mantienes la relación con el regulador inglés», sostiene, pero insiste en que supondría un «paso atrás» dado que «encarecerá la expansión internacional», aunque «no repercutirá en la innovación», ya que las empresas deberán tratar con dos reguladores distintos. «Nadie va a dejar de crear una empresa porque se ha producido el Brexit».

De otra opinión es Gary Stewart, director de Wayra en Reino Unido, acelerador de empresas propiedad de la multinacional española de telecomunicaciones Telefónica, que en en declaraciones a «BBC» mostró su preocupación al respecto al considerar que puede disuadir la llegada de talento europeo en el momento en que muchos trabajadores temen por su residencia temporal a medio plazo. «Como empresarios, la vida del emprendedor es bastante arriesgada e incierta». Sin embargo, considera, que la salida de la Unión Europea impondrá «nuevos y tal vez no deseados retos en el ámbito tecnológico del Reino Unido».

Luz de esperanza para España

Al margen de las opiniones poco halagüeñas, hay quien considera que el «Brexit» impactará de forma positiva a las «startups» no británicas. Audiense (antes SocialBro), una plataforma de marketing social que permite a empresas optimizar los recursos y la estrategia en medios sociales, se desplazó a Londres donde ahora tiene su sede. Pese a la incertidumbre existe una valoración esperanzadora del asunto, al menos para el ecosistema de «startups» a nivel nacional que inaugurará, a juicio de Carlos Serra, jefe de operaciones de la firma, una «gran oportunidad para que los países europeos tomen el ‘control de vuelta’ de su industria tecnológica».

Serra recuerda que cuando llegó procedente de San Francisco, la cuna de la tecnología, Reino Unido se encontraba a «años luz» del ecosistema norteamericano, pero las ventajas fiscales y el marco regulatorio existente ha favorecido al desembarco de muchas «startups» europeas. «En estos últimos años se han consolidado muchas empresas en Londres. Los inversores ingleses tenían un mandato de inversión europeo pero solían exigir que las empresas se ubicasen allí», explica.

En su opinión, la industria tecnológica ha tenido dos impactos en aquel mercado. Por un lado, positivo, ya que ha generado una concentración de capitales y ha ayudado a consolidar su base en territorio británico, pero también uno negativo en Europa ya que en otros países el ecosistema de «startups» hubiese tenido un desarrollo mayor. «A partir del Brexit va a haber un montón de movimientos. Para una empresa será más difícil pasarse a Londres y será mejor quedarse en España. Puede haber una gran posibilidad de darle un pulso positivo al ecosistema nacional». Optimista, Serra considera que «es una nueva etapa por lo que puede suceder que los países puedan concentrar capital humano y económico para desarrollar industrias y acabar por reducir el paro juvenil. Si aplicamos las mismas recetas que ha aplicado Londres podremos tener más Jobandtalent y más Ticketbis».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon