Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del 'modo porno' al 'swipe': cuatro tecnologías que nacieron gracias al sexo

El Confidencial El Confidencial 05/09/2016 C. Otto

A menudo hacemos mucha literatura en torno a cómo han surgido algunos de los últimos avances tecnológicos: el emprendedor al que se le ocurre la idea su vida en un garaje, el ingeniero que descubre la nueva evolución picando código, el experto en marketing que le da la vuelta a toda a su idea mientras observa a la gente andar por la calle, etc.

Sin embargo, también hay ocasiones en que algunas de las innovaciones tecnológicas de nuestro tiempo surgen en circunstancias más mundanas y, sobre todo, mucho más graciosas. En este sentido, el sexo es un filón.

Estas son algunas evoluciones tecnológicas de las que disfrutamos actualmente y que se crearon cuando en el cerebro de su desarrollador sólo había una cosa: el sexo.

1.- Navegación oculta

Si eres medianamente celoso de tus datos, es posible que de vez en cuando recurras a las llamadas 'pestañas de incógnito' de los navegadores, que te aseguran (más o menos) una navegación segura y sin rastro. De hecho, cada vez son más las personas que no recurren a esta navegación de manera puntual, sino que forma parte de su rutina habitual.

Sin embargo, hay algo que quizá no sepas: aunque sus primeros desarrolladores quisieron vendernos un discurso muy distinto, en realidad las pestañas de navegación segura nacieron porque sus inventores querían ver porno.

© Proporcionado por El Confidencial

El modo de navegación de incógnito surgió en 2005 en el navegador Safari. En ese momento, Apple vendió la novedad de la siguiente manera: "Adelante, mira tu email o tu cuenta bancaria desde la biblioteca o compra un regalo de cumpleaños. Será como si nunca hubieses estado allí".

Sin embargo, un ingeniero hackeó el menú de Safari y vio que, donde ahora ponía 'Iniciar navegación privada', en sus inicios había recibido otro nombre: 'Modo porno'. Puede que los desarrolladores de Safari querían que pudieses acceder a tu cuenta bancaria con seguridad, sí, pero ellos empezaron a crear el modo de incógnito por un motivo muy distinto.

2.- Algoritmo de Gale y Shapley

Si has visto la película 'Una mente maravillosa, seguro que conoces el vídeo en el que Russelll Crowe, en un bar, hace una ligera adaptación de la teoría de Nash (aplicada al equilibrio de competidores en el mundo empresarial) para explicar a sus compañeros de mesa cómo tienen que 'abordar' a las mujeres a las que quieren ligarse. Para Nash, los actores/jugadores deben renunciar a su 'mejor jugada' para de este modo beneficiar a todo el grupo y que no haya 'perdedores'. Es decir, sacrificar tu 'mejor jugada' con tal de que nadie, aunque sea competencia, salga perjudicado.

Existe una teoría o algoritmo contrario al de Nash: se trata de la teoría de Gale y Shapley, que establece que, si una empresa/jugador no hace lo mejor para sí mismo, aunque todos los miembros del grupo se lleven una pequeña victoria, en realidad ninguno sabrá lo que se siente al ganar apostando por tu mejor opción.

Lo curioso de todo esto es que, aunque Nash creó su teoría pensando en los mercados (fue 'Una mente maravillosa' la que la llevó al sexo), el entorno de Gale y Shapley ha contado varias veces que dicha teoría fue lanzada pensado en el ámbito, empresarial, sí, pero también en el sexual.

Pongamos un ejemplo: imaginemos un bar en el que se encuentran cuatro chicas y cinco chicos. Entre los chicos hay uno que destaca muy especialmente, así que las cuatro chicas lo han fijado como objetivo. Según la teoría de Nash, las chicas no deberían ir a por el chico guapo, ya que se obstaculizarían entre ellas, ninguno se lo llevaría y, cuando fuesen a por los demás, estos no querrían ser segundo plato. Nash establece, por tanto, que las cuatro chicas deben ir a por los cuatro chicos menos agraciados para asegurarse una victoria grupal.

La teoría de Gale y Shapley, por su parte, dice lo contrario: asegurarse la victoria grupal está bien, pero las mujeres se frustrarán pensando qué habría pasado si hubiesen conseguido llevarse al chico guapo.

Dicho algoritmo ha sido llevado con frecuencia al mundo empresarial pero, ¿cómo la mente revoltosa de Gale y Shapley ha acabado afectando a nuestra tecnología actual?

En el año 2012, algunas universidades de México tenían un serio problema: a la hora de pedir universidad en la que estudiar, la mayoría de alumnos apenas solicitaban plaza en las mejores universidades, ya que consideraban que, dada la calidad del centro, serían fulminantemente rechazados. Así pues, solían optar a universidades de segunda fila o incluso peores, aun cuando sus notas eran realmente buenas.

La solución tenía un problema: crearon un 'software' que, a modo de 'match making', establecía los posibles vínculos entre los alumnos y las universidades a las que querían optar.

3.- Facebook/Facemash

Quizás sea la historia más conocida de todas. Tanto si has visto la película sobre el nacimiento de Facebook como si has explorado el origen de la compañía, sabrás que Facebook no fue el primer (ni el segundo) gran proyecto de Mark Zuckerberg.

Y es que Zuckerberg se hizo totalmente famoso en la universidad por lanzar Facemash, un portal en el que mostraba las fotos de todas las mujeres de las distintas hermandades de Harvard. En dicho portal, el usuario podía elegir entre dos mujeres mostradas al azar para votar cuál era más atractiva.

El 'éxito' de Zuckerberg fue incontestable: Facemash llegó a todo el mundo y en pocas horas se cargó los servidores de la universidad de Harvard. Su siguiente paso fue Facebook.

Más allá de la imagen de Zuckerberg que nos ofrece la película 'La red social', lo cierto es que siempre se ha hablado de la certeza de que gran parte de las motivaciones de Zuckerberg al montar Facemash y Facebook eran puramente asociadas al ligoteo y al sexo.

Foto: Reuters/Albert Gea. © Proporcionado por El Confidencial Foto: Reuters/Albert Gea.

4.- El 'swipe'

Si estás tecnologizado pero tienes cierta edad, es posible que hayas visto que, en las actualizaciones de nuevos trabajos o cumpleaños, la 'app' no sólo te permite aceptarlos con el OK o ignorarlos con la X, sino que también te deja hacerlo con un simple movimiento de dedo: si vas a la derecha, será un OK; si vas a la izquierda, ignorarás dicha actualización.

Si eres usuario de Tinder, ya sabrás de sobra que el mérito de esta innovación no es de Linkedin, sino de Tinder, precisamente una 'app' que, en su afán por ofrecer a sus usuarios una navegación lo más rápida posible, instaló el 'swipe' para gozo y disfrute de sus usuarios.

© Proporcionado por El Confidencial

Quizá el 'swipe' no pueda ser considerado un avance tecnológico a la altura de otros, pero lo cierto es que esta opción ha conseguido revolucionar la experiencia de los usuarios, que en Tinder tiene una navegación tremendamente ágil. La usabilidad y el diseño también cuenta. No es casualidad que Linkedin, entre otras muchas 'apps', haya apostado por el 'swipe'.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon