Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Desayunar en Twitter, comer en Apple y conocer al CEO de Dropbox en un día"

La Vanguardia La Vanguardia 16/06/2014 S. Justel

"Ha sido la mejor semana de mi vida". Joan Molinas, ganador de una de las becas que Apple concedió para participar en la WWDC 2014 (su conferencia para desarrolladores), se interesó desde pequeño por el mundo de la informática. Con 12 años desmontó y arregló su Game Boy Color estropeada. Con 15 programaba y poco antes de la mayoría de edad se adentró en lenguaje de iOS y OS X (los sistemas operativos de la compañía de la manzana) donde ahora se maneja con soltura.

Ahora, con 20, sigue formándose en el mundo de la programación y cursa un ciclo de grado superior en un instituto de Barcelona, aunque mucho de lo que sabe lo aprendió de forma autodidacta.  "Cuando ves que todo va saliendo y lo que programas funciona como quieres, te engancha", explica Joan, recién llegado de California.

La idea de presentarse a la beca que Apple se gestó hace más de un año, cuando se interesó por la posibilidad. Pero ya estaba fuera de plazo. La convocatoria de 2014 no le cogió desprevenido y envió su aplicación currículum decidido a probar suerte. A finales de abril se enteró de que era uno de los elegidos y en poco más de una semana se organizó el viaje a Estados Unidos donde compartió la experiencia junto a Marc Expósito y David Román, los otros dos jóvenes españoles premiados.

No le hubiera importado nada alargar su estancia. "Desayunar en Twitter, comer en las oficinas de Apple y conocer al CEO de Dropbox en un mismo día", relata Joan entusiasmado. "Vas a una fiesta y puedes tener junto a ti a una persona que puede ser clave para tu carrera", explica.

Pocos lugares concentran tanto interés y tanto talento en un mismo área como Sillicon Valley, meca de las start-ups y de buena parte de las tecnológicas más importantes a nivel mundial. Por ello Joan tiene claro que quiere volver. "Volver a San Francisco y coger la experiencia que necesite para acabar regresando y montar algo aquí en el futuro". Por el momento ha recibido el interés de diferentes empresas desde el otro lado del océano. Joan no tiene prisa, sigue aprendiendo, y confía en que tarde o temprano le llegué la oportunidad que busca.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon