Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Descartado por 'históricos resultados'

El Mundo El Mundo 10/06/2014 LUCAS SÁEZ-BRAVO
© Proporcionado por elmundo.es

Hace algo más de un año, recién asimilada la histórica derrota en semifinales de la Copa ante el Valencia, se apagaban las luces del Buesa Arena pero la afición amarilla no perdía su ardor. Reclamaban a su héroe, que no vestía de corto. A Pedro Martínez no le quedó más remedio que, a salto de butaca, escalar a la grada, colocarse en medio de los seguidores del Gran Canaria y pronunciar un emotivo discurso de viva voz. Ya se podían ir en paz. La ovación fue emotiva. Reconocían la labor de un técnico que esa misma temporada, la pasada, les conduciría, también por primera vez en su historia, hasta las semifinales de la Liga Endesa.

Hitos que no han cesado, pues, aunque el Unicaja les apeó hace unos días en cuartos, el Herbalife había firmado el curso regular más sólido de su vida, 22 victorias para acabar quinto, asentándose en la elite del baloncesto español. Ascenso pausado pero incesante, con decisiones tan dolorosas -renunció a Europa para no pasar apuros económicos- como llenas de sentido común. Todo inexplicablemente quebrado ayer, cuando el club insular decidió no renovar al mejor técnico de su historia. Este lustro era la segunda etapa de Pedro Martínez, que ya dirigió al equipo entre 2002 y 2005.

Y como ni lo deportivo ni lo sentimental justifica la decisión... Se acude a lo otro, y eso otro apunta a la ideología política que el veterano entrenador barcelonés mantiene en su cuenta de Twitter, que ayer fue protegida. En ella Martínez critica la Monarquía, la nueva Ley del Aborto o las políticas migratorias del PP, entre otros muchos asuntos de actualidad. Sin pelos en la lengua. "Ni me escondo, ni me cuesta expresar mis pensamientos, ni me importa criticar lo que está mal, por ejemplo en Twitter", proclamaba en una entrevista en este periódico el pasado mes de noviembre. Ayer no quiso pronunciarse.

Aunque su libertad de expresión le haya podido costar el puesto. Porque la mayoría de sus proclamas en forma de retuits chocan con quien le da de comer, a él y al club: el Cabildo de Gran Canaria (accionista mayoritario), gobernado por el Partido Popular. Más concretamente con Lucas Bravode Laguna, consejero de Deportes, y con Alberto Miranda, gerente del Granca. Discrepancias y ese ambiguo "comenzar un proyecto distinto" con el que el club hacía público ayer en un comunicado el punto y final de la era Martínez, según elogiaba "el máximo responsable técnico las últimas cinco campañas, consiguiendo históricos resultados"... que no fueron suficientes. "Afirmo rotundamente que no hay ningún trasfondo político en la decisión. Es absurdo y mezquino", escribió Bravo. "No estoy triste por no continuar y sí muy feliz por haberlo vivido", fue el elegante adiós de Martínez. Cómo no, todo en Twitter.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon