Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desconectar del móvil

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 27/09/2017 José Luis Sastre
© Proporcionado por Cadena SER © Proporcionado por Cadena SER

El procés es lo que pasa entre alerta y alerta del teléfono móvil, que son ya las unidades en las que se miden los tiempos: un día tranquilo, cuatro alertas, con lo que dice el fiscal y lo que hacen los mossos; los días más movidos, seis alertas. De titular en titular hasta el 1 de octubre, que ya no será un día, sino una alerta de móvil. Cuando cayó el último mensaje en los teléfonos, Puigdemont estaba escuchando aplausos. El president daba un mitin en l'Hospitalet, segunda ciudad más poblada de Catalunya y cuyo ayuntamiento, del PSC, se niega a poner las urnas el día 1.

Pero en el mitin de Puigdemont, nadie miró el teléfono con las declaraciones que a aquella hora hacía Donald Trump en la Casa Blanca. El 'president' no se refirió a Trump ni tampoco a la decisión del fiscal de precintar los colegios porque no estaba para comentar las alertas y su mensaje iba esta vez por otro lado. "Nosotros ya somos independentientes", dijo en ese mismo mitin un alcalde, también aplaudido. Dijo otras cosas, que explicaban muchas: "No hacemos caso de lo que nos dicen y aquí estamos, en un mitin ilegal". Y después de eso, dijo aún: "Quién es el fiscal para precintar un colegio si eso sólo puedo hacerlo yo como alcalde. Él no puede porque eso sería ilegal". Quizá no cayó en lo que implicaban todas las cosas que decía.

La gente, en fin, salió gritando a coro 'votaremos', que es lo que aseguran en privado dirigentes soberanistas: cuando preguntas por el día 1, responden que referéndum. Cuando preguntas por el día 2, dicen que referéndum. "Esto no lo para nadie", afirmó Puigdemont: "Lo que ha pasado no lo olvidaremos nunca". El presidente catalán, por lo que pueda pasar, deja frases en el aire para que se queden revoloteando, en una táctica parecida a la de Mariano Rajoy. Aún le recuerdan aquella al presidente del Gobierno: "Sé lo que se espera de mí".

En las calles de Barcelona, entretanto, se ven cada vez más equipos de televisión de otros países. ¿Vienen porque tocan los Rollings?, preguntaron a uno de esos periodistas, que no había caído en que, en efecto, este miércoles tocaban los Rollings en Montjuic. Ha venido a lo que ha venido y pregunta qué es lo que va a pasar, como si esa fuera una pregunta sencilla entre tantas alertas de móvil.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon