Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Descubren planeta en zona habitable

dw.com dw.com 18/04/2014 Deutsche Welle

Gracias a telescopio Kepler de la NASA, astrónomos del Instituto Seti de Estados Unidos descubrieron el primer cuerpo celeste de una “zona espacial habitable” con dimensiones similares a las de la Tierra: Kepler 186f.

Astrónomos del Instituto Seti de Estados Unidos, una organización sin fines de lucro dedicada a la búsqueda de vida inteligente en el universo, aseguran haber descubierto el primer planeta de una “zona espacial habitable” con dimensiones similares a las de la Tierra. La zona habitable en un sistema solar es el área alrededor de una estrella en el que la existencia de agua líquida es posible por no hacer demasiado frío ni demasiado calor.

El hallazgo, hecho público este jueves (17.4.2014), es lo más cerca que los científicos han estado de encontrar el planeta gemelo de la Tierra. En un artículo que aparece este viernes (18.4.2014) en la revista estadounidense Science, los astrónomos liderados por Elisa Quintana sostienen que en ese planeta podría existir agua en estado líquido, una condición básica para la existencia de vida tal como se manifiesta en la Tierra.

Aunque los científicos aclaran que no se ha confirmado la existencia de agua en el lejano planeta, la información ha acaparado el interés de la prensa internacional. El cuerpo celeste en cuestión posee el número 186f en el catálogo Kepler y forma parte de un sistema solar que se encuentra en la constelación Cygnus, a unos 490 años-luz de la Tierra. Es el más externo de cinco planetas en torno a la estrella Kepler-186, observados por el telescopio espacial Kepler de la NASA.

Kepler 186f, un primo de la Tierra

Kepler 186f tiene un diámetro que supera en sólo un diez por ciento al de la Tierra. De los 1.800 exoplanetas descubiertos, sólo veinte se encuentran en la zona habitable de su respectiva estrella. Sin embargo, 19 de esos planetas son bastante más grandes que la Tierra, por lo que no se puede determinar con claridad si son planetas rocosos o gaseosos, como Neptuno y Urano.

Thomas Barclay, un investigador de la NASA adscrito al proyecto científico Kepler, cita modelos concebidos para entender la formación de los planetas según los cuales los planetas con un diámetro 1,5 veces menor que el de la Tierra muy probablemente carecen de una gruesa capa de gases formada por hidrógeno y helio, como los gigantes gaseosos del sistema solar al que pertenece la Tierra.

“Por consiguiente, Kepler 186f es probablemente un planeta rocoso y se asemeja, en ese sentido, a Venus, la Tierra y Marte”, acotó Barclay. Desde 2012, los astrónomos han analizado a Kepler 186f en un amplio rango de ondas largas, con el fin de detectar la presencia de posibles civilizaciones, pero no obtuvieron resultados. El telescopio espacial Kepler fue colocado en órbita terrestre en 2009 con el fin de buscar planetas extrasolares. Desde entonces se han detectado unos 3.800 indicios de exoplanetas, de los cuales unos 1.000 han sido confirmados hasta ahora.

ERC ( dpa / Reuters )

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon