Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desilusión mundial en Madrid

Logotipo de El Mundo El Mundo 18/06/2014 DIEGO GONZÁLEZ

Lo que debía ser una fiesta se tornó en un mar rojo de lágrimas. Con el rosario en una mano y la calculadora en la otra, llegaron los aficionados a la Castellana para vivir el trascendental encuentro entre España y Chile. Pero de poco sirvió la respuesta masiva de la hinchada que acudió a la Hyundai Fan Park, centro de reunión en Madrid donde ver los partidos de la selección, en el que durante este torneo no ha habido mucho que celebrar. Los hombres de Del Bosque no lograron responder a las expectativas generadas por sus victorias en los últimos años.

En esta ocasión fue Chile la que sonrojó a la selección y seguidores españoles. Tras la pesadilla de viernes 13 que los holandeses voladores hicieron vivir a la afición española, podría haber dudas sobre la respuesta de los fans. Nada más lejos de la realidad, el ser festivo al día siguiente ayudó a que la gente pudiese acudir a la cita. Jugaba el campeón del mundo y eso son palabras mayores. 30.000 aficionados volvieron a dejarse las gargantas animando al combinado nacional. Las sensaciones que se vivían en Maracaná viajaban, gracias al buen hacer del evento, a Madrid, permitiendo sentir el encuentro como si se estuviera allí. Se trata de un estadio que tras la Confederaciones del año pasado deja mal recuerdo para España.

Los primeros minutos del encuentro fueron una ruleta de emociones. Tras tener los pelos de punta con el 'Si se puede' posterior al himno, se pasó al corazón congelado con la ocasión chilena al minuto del partido. No mucho después el gol de Vargas hacía el silencio en el recinto. El desánimo fue total ya a partir del tanto de Aránguiz, exceptuando a los más optimistas que seguían saboreando la fiesta hasta que paso de la segunda parte les golpeó.

Estas sensaciones contrarrestaban con las de las horas previas. Desde el Congreso hasta el Santiago Bernabéu, la capital se había teñido de rojo y banderas españolas, al coincidir el partido con el cambio de Rey. De hecho, al compartir color el rival, bien podía haber chilenos infiltrados entre la multitud, siendo difícil distinguirlos. El campo madrileño y sus aledaños están acostumbrados a que en las noches de los miércoles se vivan grandes partidos de fútbol. Y la pugna entre 'Rojas' lo era también, aunque con la selección y su afición como protagonistas.

© Proporcionado por elmundo.es

También, como es habitual, hubo varias actividades que sirvieron para ir entrando en materia al mismo tiempo que la gente se entretenía en las horas previas. Un torneo de FIFA 14 para PlayStation 4, la elección del mejor aficionado y los conciertos sirvieron para tales propósitos.

También destacaban los modelos de Hyundai expuestos. Repetían los maestros de ceremonia, Pablo Juanarena y Herminio González.

Last Lap, empresa organizadora, repitió su exitosa fórmula, aunque esta vez los resultados no han acompañado. A pesar de ello, el próximo lunes 23 habrá ocasión de despedirse de la afición en el partido contra Australia, con cambio de horario, a las 18:00. Un partido con sabor agrio, pero que podrá vivirse de forma intensa en sus pantallas gigantes y con multitud de actividades alrededor.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon