Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desvelan el mecanismo que controla la muerte celular en plantas y humanos

La Vanguardia La Vanguardia 10/06/2014 null

Sevilla. (EFE).- Un grupo de investigación del Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja, de Sevilla, (CicCartuja) ha identificado la compleja red de proteínas que comparten las células humanas y vegetales cuando deciden "suicidarse" de manera programada.

Estos investigadores, adscritos al grupo de Biointeractómica, que dirige el máximo responsable del CicCartuja, el catedrático de la US Miguel Angel de la Rosa Acosta, acaban de publicar los resultados de esta investigación se en sendos artículos publicados en la revista Molecular & Cellular Proteomics.

Un comunicado del CicCartuja ha explicado que la denominada muerte celular programada (PCD, en sus siglas en inglés) es un proceso generado por las células para autorregular su desarrollo.

Estos investigadores han analizado en este proceso el papel de las nuevas proteínas identificadas como dianas del citocromo c y, en particular, que muchas presentan funciones similares en plantas y en humanos.

Han propuesto una hipótesis sobre el mantenimiento del equilibrio entre la vida y la muerte celular centrada en el papel de la proteína citocromo c.

Según esta nueva visión, el citocromo c impide que el metabolismo normal de las células siga fabricando componentes celulares una vez que las enzimas de degradación, denominadas caspasas, han empezado a desestructurar la célula según un programa bien determinado de muerte.

Conocer los entresijos moleculares de este proceso permitirá entender mejor el proceso natural de eliminación controlada de células, o PCD, cuya desregulación es la base de muchas enfermedades relacionadas con el envejecimiento y la generación de tumores, ha añadido el comunicado.

Estos trabajos se han desarrollado en el Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis, perteneciente al Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja (CicCartuja), de Sevilla.

El CicCartuja fue creado en 1995 por acuerdo de la Junta de Andalucía, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Sevilla (US), y alberga tres institutos mixtos del CSIC y de la US: el de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (IBVF); el de Ciencia de Materiales de Sevilla (ICMS) y el de Investigaciones Químicas (IIQ).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon