Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Detenidas seis mujeres de un burdel por drogar a clientes y robarles

EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Rebeca Carranco

La responsable y cinco trabajadoras de un prostíbulo de Barcelona, del barrio de Sant Gervasi-Galvany, han sido detenidas por los Mossos d'Esquadra, acusadas de drogar al menos a dos clientes y luego robarles. Las mujeres, a través del método conocido como "el beso del sueño", le colocaron presuntamente alguna sustancia en la bebida a al menos dos hombres, a los que les robaron en total 20.680 euros.

La investigación arrancó con la denuncia de una de las presuntas víctimas, que acudió a la policía catalana y contó que había ido a un burdel del distrito de Sarrià, el pasado 13 de mayo. Que una vez allí negoció con una mujer el precio por acostarse con ella, pagó con tarjeta de crédito y después le sirvieron una bebida. A partir de ese momento, perdió el conocimiento. Los agentes comprobaron que se habían hecho cargos a su tarjeta por valor de 1.330 euros.

Días después, los Mossos recibieron una segunda denuncia, que reunía las mismas características de la primera. De nuevo un hombre había ido a ese burdel del barrio de Galvany, había negociado con una mujer y luego tenía una inmensa laguna mental que afectaba desde el momento en que entró en el prostíbulo hasta la tarde siguiente. En esta ocasión, el propio cliente denunció que se habían hecho pagos y extracciones con su tarjeta por valor de 19.350 euros, según una nota de la policía catalana. 

Los agentes finalmente detuvieron a la responsable del local y a cinco mujeres más -de entre 24 y 39 años- el pasado 29 de mayo. Están acusadas de un delito de estafa y descubrimiento y revelación de secretos, al haber robado presuntamente las tarjetas a los clientes y haberles pasado diversos pagos fraccionados. Incluso los agentes han obtenido imágenes de cámaras de seguridad donde se ve a las mujeres retirando dinero de cajeros.

A una de las víctimas además le tomaron fotografías vestido de mujer, practicando sexo. La policía maneja la hipótesis de que la intención era chantajear a la víctima en el caso que diera el paso de denunciar. Las acusadas han quedado todas en libertad con cargos por orden del juez.

Los investigadores sospechan que las mujeres pueden llevar tiempo robando y drogando a clientes, y no descartan que aparezcan nuevas víctimas. A pesar de eso, el hecho de que los hombres fuesen drogados será difícil de comprobar, puesto que las sustancias que afectan a la memoria se diluyen rápidamente en la sangre y son difíciles de detectar, y porque no se hicieron análisis tras lo sucedido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon