Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Detenido un apoderado del PP por insultos racistas en una mesa

EL PAÍS EL PAÍS 26/05/2014 Pablo Taboada

La fiesta de la democracia se volvió ayer un suplicio para los integrantes de un colegio electoral de la ciudad de Ourense. Un interventor-apoderado del PP fue detenido a última hora de la tarde tras alterar el orden durante toda la jornada a base de insultos y amenazas racistas contra la presidenta de la mesa -de origen colombiano-, entorpecer el recuento de votos, acosar verbalmente al interventor de la formación nacionalista Anova hasta provocar su huida y agredir a los agentes que acudieron al lugar de los hechos. Además, a Carlos I. O., de 45 años, le fue incautada una cantidad por determinar de hachís que guardaba en un bolsillo del pantalón, así como las tarjetas identificativas del Partido Popular.

A pesar de ser el único detenido por los hechos, no fue el único miembro del partido que trastornó la calma en la sede de la asociación de vecinos Arranxar. Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía identificaron a otro interventor del PP que también “alteró el orden” del lugar, aunque no fue detenido al deponer su agresiva actitud. Según confirmaron varios testigos, el detenido llamó “sudaca de mierda” a la mujer que presidía una de las dos mesas electorales y amenazó al resto de miembros en reiteradas ocasiones “alterando gravemente el orden” e impidiendo el recuento de votos. Al llegar al colegio electoral tras recibir numerosas llamadas telefónicas de alerta, los agentes requirieron al hombre que moderase su actitud y que se identificase pero como respuesta solo obtuvieron insultos y burlas, según la versión de los agentes. “Que os creéis vosotros hijos de puta, no os voy a decir quién soy, iros a la mierda”, replicó el detenido, según fuentes policiales, antes de ponerse a saltar en el exterior de la asociación vecinal mientras gritaba: “Si tenéis huevos, coged vosotros mismos la documentación”.

Tras hacer caso omiso a las órdenes, el apoderado del PP intentó abandonar el lugar a la carrera y por la fuerza agrediendo a dos policías a puñetazos, por lo que fue inmediatamente reducido y detenido por otros dos agentes, señala la versión policial. Los agentes aseguran que lejos de deponer su actitud y justo antes de ser introducido en el coche patrulla para ser trasladado a los calabozos, su actitud provocadora se acrecentó todavía más llamando “hijos de puta” a los policías por “defender a esa sudaca de mierda”. Carlos Antonio I. O. pasará hoy a disposición judicial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon