Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Detenidos por corrupción el alcalde de Venecia y otras 34 personas

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 Pablo Ordaz
El alcalde de Venecia, Giorgio Orsoni, en abril de 2010. © L. C. El alcalde de Venecia, Giorgio Orsoni, en abril de 2010.

El alcalde de Venecia, Giorgio Orsoni, y otras 34 personas, entre las que destacan un consejero regional, varios empresarios y hasta un general jubilado, han sido arrestadas a primera hora de la mañana acusadas de diversos delitos de corrupción, malversación de fondos y lavado de dinero en relación a la construcción del proyecto Moisés, un sistema compuesto por 78 grandes compuertas para salvaguardar la laguna y la ciudad de la elevación del nivel del mar. La fiscalía ha cursado también la petición de arresto del diputado, expresidente regional y exministro de Agricultura Giancarlo Galan, que tendrá que ser autorizado por el Parlamento.

Las detenciones son la consecuencia de una investigación iniciada por la Guardia de Finanzas hace tres años. Los agentes habían descubierto que el presidente de la empresa de construcción Mantovani, Giorgio Baita, y algunos de sus colaboradores habían desviado 20 millones de euros hacia cuentas en el extranjero. Tras arrestarlos, las pesquisas continuaron hasta averiguar quiénes eran los destinatarios de tales fondos. La conclusión se puede leer en los arrestos de esta mañana. Desde destacados políticos del centroizquierda, como el propio alcalde, Giorgio Orsoni, o el consejero regional Giampiero Marchese, ambos del Partido Democrático (PD), a representantes del centroderecha, como el asesor regional Renato Chisso o el diputado Giancarlo Galan, los dos de Forza Italia (FI).

Se trata, de nuevo, del habitual entramado de intereses de ida y vuelta entre políticos y empresarios corruptos aprovechándose de los fondos públicos de una obra faraónica y muy contestada en la ciudad, tanto por las dudas sobre su eficacia como por el impacto en el medio ambiente. El proyecto Moisés, que se inició en 2007 y tenía 2014 como fecha prevista de conclusión, no se terminará --al menos-- hasta 2016. La inversión inicial, de 10.000 millones de euros, se ha quintuplicado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon