Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Deulofeu, de la bicicleta a La Roja

EL PAÍS EL PAÍS 25/05/2014 Luis Martín
Deulofeu, de la bicicleta a La Roja © Gonzalo Arroyo Moreno Deulofeu, de la bicicleta a La Roja

El seleccionador, Vicente del Bosque, no quiere hipotecas que le condicionen la lista de 23 para el Mundial. Mucho menos médicas, así que el acto de ayer en Iberdrola comenzó con un aviso: “Hasta el día 2 no hay lista definitiva”. Falta una semana para que el equipo embarque rumbo a Washinton, escala previa al desembarco en Brasil, y el salmantino no esperará a nadie. Llegados a este punto, la primera condición para estar en el avión es médica. Hasta entonces, Del Bosque no piensa adquirir más compromiso que el que le marca la lista de 30 convocados que facilitó el pasado día 20. “Nos gustaría que el día 2 todos aquellos que vayan a participar estén en buenas condiciones. El Mundial empieza en la fase de grupos y queremos llegar con todos a tope para el 13 de junio”.

El cuerpo médico de la Federación ha seguido atento a la evolución de los futbolistas que terminaron la temporada con pequeños problemas —caso de Busquets, Xavi y Albiol— y no parece preocupado. “Hemos estado en contacto con ellos y están bien”, aseguró. La duda está en Navas, con problemas en un tobillo, Juanfran, que se retiró lesionado de la final de la Champions el sábado, y especialmente en Diego Costa, que duró ocho minutos por un problema muscular en el bíceps que sufre desde hace un mes.

Lo que hizo Del Bosque ayer fue anunciar una lista de 19 jugadores para el partido contra Bolivia, el 30 de este mes. No figuran ni Llorente ni Negredo y los ocho del Madrid y el Atlético que jugaron la final de Lisboa no entraron debido a que algunos arrastran problemas físicos. También Navas, que lleva dos meses sin jugar en el City por culpa de su tobillo. Pasará revisión médica durante la semana y decidirá el día 31. Y es ahí donde ayer se coló el nombre de Gerard Deulofeu. El andaluz le garantiza desborde por la banda derecha y es capaz de desengrasarle muchos atascos. Es por ello que se cura en salud el seleccionador y avisa de una posibilidad. “Si a partir del día 2 hay una lesión de los hombres de banda, podremos contar con él si la FIFA nos lo permite. Si mañana tuviéramos que tirar de alguien estaría entre los primeros de la lista”, dijo al hablar del extremo nacido en Riudarenes (Girona) en 1994.

Eusebio Sacristán, entrenador del filial del Barcelona, no tiene ninguna duda: “Sí, me lo imagino en un Mundial. Por supuesto. Es un futbolista que quiere ser grande y tiene cualidades de sobra para estar en el Mundial”, dice el técnico. El que fuera fino centrocampista tuvo a sus órdenes al extremo de Girona durante dos temporadas y le elogia. “Tiene desequilibrio, velocidad, potencia y define bien”, remarca. Deulofeu ha estado este año cedido en el Everton, bajo las órdenes de Roberto Martínez. “En Inglaterra ha crecido una barbaridad”, dice Eusebio.

De entrada, físicamente. Gery, como le conocen en el vestuario de los toffees, se sometió a un plan basado en el trabajo de bicicleta en el gimnasio con la intención de acostumbrar a sus músculos a esprintar cada 13 segundos en vez de los 36 de media a los que estaba acostumbrado en el Barcelona, dada la diferente intensidad del juego. Eso le permitió adaptarse pronto al ritmo inglés y cuajar un año excepcional, que rompió una lesión que le tuvo nueve semanas de baja. Pese a ello, acabó el curso a un nivel tan alto que Martínez solicitó al Barça poder seguir disfrutando de él. No será posible, Luis Enrique le quiere.

“Es de los que decide partidos. Le he visto hacer cosas increíbles. Él solo nos ganó los duelos en Sunderland y Newcastle. Contra el Liverpool jugó media hora maravillosas”, explica Martínez. Reconoce, al igual que los técnicos del Barça, que le cuesta entender el juego sin balón porque necesita tenerlo, pero admite: “Es perfecto contra defensas muy cerradas. Tiene un talento fuera de lo normal”. Del Bosque también lo sabe

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon