Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Diálogo UE-Cuba, “apoyo al proceso de reforma”

dw.com dw.com 30/04/2014 Mirra Banchón
En Cuba, Christian Leffler, director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior © 2014 DW.DE, Deutsche Welle En Cuba, Christian Leffler, director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior

En La Habana concluye la primera ronda en busca de un acuerdo entre la UE y Cuba. Este “sería un apoyo para mitigar la resistencia al proceso de reforma”, dice especialista cubano a DW.

La Unión Europea y Cuba concluyeron su primer encuentro en La Habana con una hoja de ruta cuyo objetivo es llevar, en algún momento aún no fijado, a un acuerdo de cooperación y diálogo político.

Teniendo como fondo las flexibilización de la inversión extranjera y las reformas que ha venido llevando a cabo el gobierno de Raúl Castro, este nuevo y tercer intento de formalizar una relación con el bloque europeo podría tener perspectivas de éxito.

Reforma, en serio

“Había muchas dudas de si las reformas eran en serio. O si efectivamente se iba a avanzar en un grupo de aspectos difíciles ideológica y políticamente. Pero creo que si bien las reforma es lenta cada vez hay menos dudas de que es sistemática y estructural. Y aún cuando sea económica, tiene implicaciones institucionales y políticas”, dice a DW Pável Vidal Alejandro, economista cubano, catedrático de la Universidad Javeriana de Colombia.

Aunque fuentes comunitarias subrayan una y otra vez que el propósito no es cambiar la política hacia la isla –enmarcada en la `posición común´de 1996 que condicionaba el diálogo a avances en derechos humanos-, el hecho es que la UE es el segundo socio comercial de Cuba y acuerdos bilaterales existen con la más de la mitad de los estados europeos.

Y además la cooperación europea ha estado presente en la isla caribeña –si bien con un período de menor intensidad - desde 1993.

Así, según los europeos, se trata de dar “un enfoque distinto” a la relación, evitando enzarzarse en la discusión de abandonar o no una posición de bloqueo al gobierno cubano.

“Esto lo que le da es un capital político a los sectores que en Cuba se oponen a los cambios. Por tanto un apoyo internacional a Cuba sería una vía por la cual se podría reducir o mitigar la resistencia al proceso de reforma”, sigue el economista cubano.

Inversionistas, bienvenidos

Por otro lado, “independientemente de que se ha manifestado un poco de decepción por algunos puntos pendientes, es indudable que esta nueva ley de inversiones es un punto de inflexión hacia una apertura al capital internacional. Los inversionistas, incluidos los europeos, lo van a interpretar así. Y un un mejoramiento del clima y las relaciones políticas facilitaría este flujo de inversión de Europa hacia Cuba”, sigue Vidal.

Según datos de la Comisión Europea, la UE es el principal inversionista en Cuba y un tercio del turismo proviene del Viejo Continente. “Lo que ha cambiado con respecto a la apertura de la década de los 1990, es que antes se priorizaba la inversión china o la inversión rusa o la española. Pero ahora pienso que hay una decisión de diversificación y abre oportunidades para todos los países y todos los sectores excluyendo la salud pública”, afirma.

Con todo, teniendo en cuenta que el punto de partida son unos mecanismos económicos muy distantes de los estándares internacionales, “éste será un proceso gradual y tomará tiempo”, agrega Vidal.

”Que la economía siga bajo el control estatal no cambiará por el momento, pero se están abriendo las opciones al sector privado cubano de pequeña escala, las microempresas, las cooperativas y ahora también hay una apertura a la inversión extranjera y al capital internacional”, dice el economista que ve en esto “mucho potencial, favorecido por el principal atractivo que tiene Cuba que es la calificación de su fuerza de trabajo”.

En esta medida, concluye optimista, “bueno es todo apoyo de la comunidad internacional y bienvenido es este diálogo entre la UE y Cuba”.

Autor: Mirra Banchón

Editor: Enrique López

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon