Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Diego Costa rechaza la oferta de renovación del Atlético

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 Ladislao J. Moñino
Costa bromea con Alonso en el entrenamiento en Washington. © ALEJANDRO RUESGA Costa bromea con Alonso en el entrenamiento en Washington.

Aseguran en el Atlético que el campeonato de verano, el del mercado de compra y venta de jugadores, será tan duro como el futbolístico en el intento de mantener el bloque del equipo que acaba de firmar la mejor temporada de la historia. El máximo accionista del club, Miguel Ángel Gil Marín, anunció la semana pasada mediante un comunicado que el club no vende y remitió a las cláusulas de rescisión de sus futbolistas, pero la realidad económica en la que se desenvuelve la entidad frente a los gigantes económicos del fútbol dificultan su puja por mantener íntegro un plantel muy revalorizado.

Limitado por la necesidad de saldar la deuda con Hacienda y la política de control económico instaurada por la LFP, el campeón de Liga ha oficializado ya la marcha de tres futbolistas que terminaban contrato (Diego Ribas, Villa y Tiago) y da por perdidos a Diego Costa y a Filipe Luis. El caso de Courtois está muy complicado, aunque el propio meta ha emplazado su futuro a que finalice el Mundial a sabiendas de que José Mourinho le ha hecho saber su deseo de que de finalice su cesión de tres años y regrese al Chelsea. Ya se ha oficializado la llegada de Moyá y en Argentina dan por hecho la de Rulli, meta de Estudiantes de la Plata.

En ese paisaje de necesidades propias e intereses ajenos, el Atlético se ve obligado a buscar un sustituto para Diego Costa. Según fuentes del club, Jorge Mendes, agente del goleador hispanobrasileño, ya ha comunicado que su representado no acepta la oferta de ampliación y la mejora de contrato que se le había propuesto. El Chelsea abonará los 38 millones de euros que figuran en su cláusula, aumentada en el verano de 2013. Por entonces, Costa amplió su contrato hasta 2018 y el precio de su libertad pasó de 24 a esos 38 millones de euros. En ese acuerdo le fueron mejorados sus emolumentos ante el interés de varios clubes de la Premier, aunque desde el entorno de Mendes en el mes de octubre ya aseguraban que simplemente se trataba de prolongar un año más la estancia del jugador.

Los nombres de Soldado (Tottenham), Lukaku (Chelsea) y Jackson Martínez (Oporto) están encima de la mesa como recambios

Fichado en 2007 procedente del Sporting de Braga portugués, Costa fue uno de los primeros jugadores que llegó al Atlético siendo parte de sus derechos de traspaso propiedad de un fondo de inversión. Su venta será realizada en lo que se considera un punto máximo de revalorización del jugador. El propio Braga, según reconoció su presidente al diario As en el mes de abril, aún conserva un porcentaje del traspaso que ronda el 20%. Fuentes cercanas a la operación aseguran que, ante los réditos a compartir en la venta, a la dirigencia rojiblanca le convenía más un nuevo aumento de sueldo a Costa que un desembolso importante para contratar a un delantero de garantías en el mercado europeo. Los nombres de Soldado (Tottenham), Lukaku (Chelsea) y Jackson Martínez (Oporto) están encima de la mesa como posibles recambios. La llegada de la joven promesa argentina Correa, procedente del San Lorenzo de Almagro, apunta más a una inversión de futuro -se plantea su cesión- que a un jugador que pueda competir por un puesto en el once desde ya.

En el caso de Filipe Luis, su tardanza en responder a otra propuesta de prolongación y un aumento salarial que doblaba sus ganancias actuales, también se interpreta desde el club como una negativa a continuar para seguir los mismos pasos que Costa abonando los 24 millones de euros que cuestan su libertad. El acuerdo alcanzado con el Granada por Siqueira, cifrado en unos 10 millones de euros, abren la puerta a su marcha, que también apunta al Chelsea de José Mourinho. Siqueira también es un lateral ofensivo, pero tendrá la responsabilidad de suplir al que muchos entrenadores consideran uno de los mejores jugadores del mundo en su posición. El precio de Siqueira se ajusta a los máximos parámetros económicos en los que se mueve el Atlético en las dos últimas temporadas, en las que pagó 10 millones de euros por Guilavogui y siete por Alderweireld y Baptistao. Desde el curso 2011-2012, en el que desembolsó cerca de 50 millones por Falcao y 13 por Arda Turan, no ha vuelto a acometer una operación similar.

Se ha alcanzado un acuerdo de 10 millones con el Granada para el traspaso de Siqueira, relevo de Filipe 

De estas cinco salidas, solo la de Diego Ribas no apunta directamente al bloque con el que Simeone logró el campeonato de Liga 18 años después. La marcha del mediapunta brasileño, de Tiago y de Villa están enmarcadas dentro de una importante reducción de la masa salarial al ser tres de los futbolistas que más cobraban de la plantilla. Con ese remanente y el desahogo que han supuesto los cerca de 40 millones de euros procedentes de los ingresos en la Liga de Campeones, el Atlético pelea por tratar de retener al resto de sus futbolistas más importantes. En este sentido, el caso de Koke se ha convertido en una prioridad.

En el club dicen no haber recibido ofertas, pero manejan informaciones de mercado que señalan el interés del Barça, del Bayern y el Manchester United. Los tres clubes meditan abonar los 60 millones de la cláusula del canterano y mejorar exponencialmente el millón y poco de euros que percibe el canterano. El jugador ha manifestado su intención de continuar y en el Atlético están dispuestos a convertirle en uno de los jugadores mejor pagados pese a contar con solo 20 años. La dirigencia lo considera ahora mismo su jugador franquicia por todo lo que representa por ser de la casa y porque es un futbolista que, aún en plena progresión, ha sido fundamental en los éxitos alcanzados. Con todo, en el club no se descarta una negociación complicada si el acecho de esos tres grandes clubes se concreta en una oferta al jugador con la que ni puede ni está dispuesto a competir si se considera inalcanzable.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon