Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dinero en el golpe a la democracia

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 FRANCISCO DE LA TORRE

De momento, las medidas más efectivas para parar el golpe a la democracia en Cataluña están siendo las financieras. Así, los cinco síndicos que debían otorgar garantías al ilegal y bochornoso referéndum separatista han dimitido no por un ataque de vergüenza propia ni de legalidad. Sólo han dimitido por las multas impuestas por el Tribunal Constitucional.

Entre las medidas destacan las que el Ministerio de Hacienda impuso el pasado viernes sobre las finanzas de la Generalitat que, además, son las únicas que ha tomado formalmente el Gobierno para hacer frente al desafío separatista. El resto de decisiones las han tomado los jueces, los fiscales o el Tribunal Constitucional. Eso sí, ya es una diferencia respecto del 9-N, respecto del cual el Gobierno de Rajoy no hizo absolutamente nada. Por eso, las únicas comparecencias parlamentarias del Gobierno han sido las dos de Montoro explicando las medidas financieras.

Estas decisiones han sido criticadas por Podemos y los partidos separatistas en cuanto a su contenido y también por su tardanza. Sin embargo, cuando Montoro compareció el pasado 31 de agosto, señalando que podía certificar que ni un solo euro público de la Generalitat se había desviado a la financiación del referéndum, recibió críticas, pero no por falta de control. Sólo desde Ciudadanos le advertimos que la palabra y certificados de Junqueras no eran garantía bastante, y que era imprescindible y urgente intensificar el control.

© Proporcionado por elmundo.es

El jueves 14, la interventora general de la Generalitat y el vicepresidente Junqueras enviaron sendas cartas al Ministerio de Hacienda negándose a remitir más certificados, aduciendo que la Ley del Referéndum primaba y que los certificados constituían un control político. En la práctica, estas misivas certificaban la negativa a informar de la situación financiera del sector público catalán y a ejercer el control de legalidad del presupuesto.

La Constitución señala en su artículo 133.4 que las administraciones públicas sólo podrán realizar gastos de acuerdo con las leyes. Si nadie controla que los gastos se realizan legalmente, no sólo se cometerán delitos de malversación, que es precisamente destinar fondos a lo no previsto legalmente, sino que el presupuesto, el control del déficit y la estabilidad financiera son simplemente papel mojado. Por esa razón, si no controla la Generalitat, el Estado debe controlar el destino de los fondos. No estamos hablando de la reacción frente a los incumplimientos, sino frente a la desobediencia pura y dura.

Por supuesto, el procedimiento se puede criticar, pero no olvidemos que el Ministerio de Hacienda debe impedir no sólo el descontrol del déficit, sino también que el dinero de los impuestos de todos los españoles se destine a finalidades ilegales, como dar un golpe contra la democracia. Para eso, el Gobierno de España tiene y tendrá todo nuestro apoyo.

- Francisco de la Torre es diputado y responsable de Hacienda de Ciudadanos.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon