Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Diplocat acusa al Gobierno de impedir un debate de la entrada de Cataluña en la UE

EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Claudi Pérez, Ignacio Fariza

El Center for European Policy Studies (CEPS), uno de los mejores laboratorios de ideas de Bruselas, suspendió el lunes, con menos de 24 horas de antelación, un acto sobre el debate jurídico sobre la entrada de Cataluña en la Unión Europea (UE). Albert Royo, secretario general de Diplocat —la agencia diplomática que ha puesto en marcha el Ejecutivo catalán—, ha acusado esta mañana a la Administración española de maniobrar para impedir la celebración de ese evento. “En los últimos seis meses hay varios episodios similares en los que el Gobierno o las embajadas han impedido o han tratado de impedir actos parecidos. Queremos un debate, y parece que hay alguien interesado en que ese debate no exista”, ha explicado Royo. Fuentes diplomáticas españolas en Bruselas han desmentido tajantemente cualquier presión. “El CEPS es un think tank independiente que toma sus propias decisiones; la representación permanente de España ante la UE no ha intervenido de ninguna manera en la decisión”, subrayan.

El CEPS ha asegurado que no ha habido presiones y que suspendió la presentación del informe jurídico sobre las consecuencias legales de la independencia de Cataluña en su relación con la UE al no encontrar a un ponente para llevar a cabo el debate. E invita a celebrar ese debate en septiembre. Habitualmente, el CEPS organiza actos en los que un ponente presenta un informe y otros dos discuten sobre el mismo, con diferentes visiones sobre el asunto. “Es sorprendente que se elimine ese acto con menos de 24 horas de antelación”, se ha limitado a decir Royo.

“Por circunstancias ajenas a nuestro control, el CEPS ha decidido posponer el acto ¿Dentro o fuera? Cataluña y la UE”, aseguraba anoche el think tank comunitario en su página web.

El debate se ha celebrado finalmente en un centro internacional de prensa de Bruselas por iniciativa del Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat). Carles Viver i Pi-i Sunyer, que ha defendido el informe, ha asegurado que hay cuatro respuestas posibles sobre la relación entre Cataluña y la UE una vez se declare la independencia. “La más probable es un procedimiento específico para que Cataluña siga en la UE. Aunque hubiera un veto de un Estado, la Unión ha demostrado pragmatismo y flexibilidad en otros casos: es improbable que Europa sacrifique intereses económicos de los Estados miembros –hay 5.000 empresas europeas en Cataluña— y suspenda derechos como la libre circulación en los seis o siete años que puede durar el proceso de adhesión si no se utiliza ese procedimiento ad hoc sino el proceso ordinario”, según Vives, que admite que “todos los escenarios son posibles, y no dependen tanto de una decisión jurídica, como de decisiones políticas y económicas”.

Martí Estruch, de Diplocat, ha confirmado a este diario que el acto del CEPS estaba organizado “desde hace días” y que la dirección del think tank comunitario se anunció la cancelación del mismo. Fuentes del CEPS apuntan que “en ningún momento" han hablado con la representación permanente española en la capital europea y que el aplazamiento se debe a la imposibilidad de haber encontrado a un segundo ponente que confrontara las ideas del ponente catalanista. Estas mismas fuentes confirman que el think tank ha tratado de encontrar un ponente que pudiese debatir en el acto y que han contactado, sin éxito, con representantes del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que participasen en el debate. Su intención es que, más allá del evento paralelo celebrado hoy, el acto se celebre en septiembre. "No se ha cancelado, se ha pospuesto", aclaran.

La decisión de celebrar un segundo acto fue tomada ayer por el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) tras recibir la notificación de la cancelación por parte del think tank bruselense. “Había más de 60 personas registradas y consideramos que, ante la negativa del CEPS, lo lógico era que mantuviésemos el encuentro”, añade Estruch. Steven Blockmans, moderador del debate auspiciado por CEPS y responsable de estudios de política internacional del think tank comunitario, tampoco ha asistido al evento paralelo organizado por Diplocat.

Diplocat es un ente público-privado en el que participan, entre otros, la Generalitat de Cataluña, las cuatro diputaciones provinciales catalanas y los Ayuntamientos de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon