Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Don Felipe 'reseteará' la Casa del Rey

El Mundo El Mundo 04/06/2014 LUCÍA MÉNDEZ

La primera decisión que tendrá que tomar el tras su proclamación es nombrar al jefe de la Casa del Rey y al resto del equipo que le acompañará en La Zarzuela. Así lo establece la Constitución en su artículo 65: «El Rey nombra y releva libremente a los miembros civiles y militares de su Casa». Una Casa que ya será la suya.

Hasta ahora, ha dependido de la Casa de su padre. En distintas ocasiones, sobre todo desde que Don Felipe multiplicó su agenda y sus actividades -muchas de ellas en sustitución del Rey-, se ha planteado en ámbitos gubernamentales la conveniencia de crear una Casa del Príncipe. En otras monarquías europeas ya existe. Pero los responsables de Zarzuela nunca lo han considerado conveniente, argumentando que podría introducir descoordinación y bicefalia. Es por eso que las actividades del Príncipe han sido organizadas por la Casa nombrada por su padre. De la misma forma que para sus gastos dependía de la cantidad que el Rey le asignara del dinero que recibe de los Presupuestos del Estado, que aproximadamente era el 50% del total de la Casa. Y ahora será él quien decida sobre la asignación que recibirá su padre, el actual Rey.

Al servicio exclusivo del Príncipe, y dependiendo orgánicamente de la Casa del Rey, ha permanecido desde 1995 sólo un hombre: Jaime Alfonsín, con el rango de secretario. Gallego de Lugo, este abogado del Estado de 58 años es la mano derecha de Don Felipe. Tan discreto y sereno como el Príncipe, Alfonsín ha tenido que gestionar no sólo el incremento de actividades del Heredero, sino también el papel de la Princesa de Asturias desde que se incorporó a La Zarzuela.

Alfonsín llegó a la Casa después de pasar por un cargo técnico ministerial, un banco y un prestigioso despacho de abogados. Durante unos años fue asimismo profesor de Derecho en una escuela de negocios. A su currículum hay que añadir que mantiene una excelente relación personal con el presidente del Gobierno, . Como buenos gallegos que son los dos.

Jaime Alfonsín huye de las fotos y nunca ha querido protagonismo, hasta el punto de que hay que fijarse mucho para darse cuenta de que siempre está guardando las espaldas del Príncipe. Pero él, con el apoyo de un grupo reducido de funcionarios, es quien ha guiado a Don Felipe y quien ha construido su perfil. «Jaime Alfonsín ha sido quien ha acompañado a Don Felipe en su camino para convertirse en Rey, el pilar sobre el que se ha construido su imagen», aseguran fuentes de Zarzuela.

En ninguna parte estaba escrito cuál era el papel del heredero de la Corona, por lo que Alfonsín partió de la nada. Se incorporó a La Zarzuela cuando el Príncipe finalizó su formación académica y militar y se incorporó a las actividades de la Casa Real como un apoyo para su padre. Es decir, cuando empezó la fase que culminará el próximo 18 de junio con su proclamación como Rey.

La primera actividad que se encomendó al Heredero fue la asistencia a las tomas de posesión de los presidentes iberoamericanos, decisión que se tomó en los últimos años de gobierno de Posteriormente, el Príncipe se centró en las actividades de apoyo a los jóvenes empresarios y emprendedores.

La última gran decisión de Alfonsín fue la creación de la Fundación Príncipe de Girona, constituida en 2009 con el objetivo de fomentar la iniciativa emprendedora y el éxito escolar de los más jóvenes. La iniciativa tenía también un objetivo político: consolidar los lazos de la Corona con Cataluña revitalizando el título de Príncipe de Girona que ostenta el heredero de la Corona española.

Las fuentes consultadas dan por seguro que Don Felipe procederá a una remodelación de la estructura de la Casa del Rey, que apenas ha cambiado desde los tiempos del Marqués de Mondéjar y que, por tanto, está algo obsoleta, como se ha evidenciado en los últimos años. El futuro Rey, según estos interlocutores, aprovechará los nombramientos de los responsables de la Casa para trasladar un mensaje claro de su voluntad de «resetear» la institución, a tono con el relevo generacional del que habló al anunciar su abdicación.

Nadie en Zarzuela duda de que Jaime Alfonsín tendrá un papel destacado, bien como futuro jefe de la Casa o como consejero del Príncipe, a la hora de efectuar los nombramientos. Su función como secretario del Príncipe desaparecerá automáticamente tras la proclamación del nuevo Rey, dado que la nueva Princesa de Asturias, la Infanta Leonor, es demasiado joven para necesitar un secretario.

Las fuentes consultadas aseguran asimismo que el nuevo gabinete de Comunicación de la Casa del Rey será un pilar fundamental en la readaptación de la Corona que planea el Príncipe.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon