Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Draghi convence a Merkel

El Mundo El Mundo 12/06/2014 ROSALÍA SÁNCHEZ

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, no quiso ayer dar detalles sobre el contenido de la reunión que mantuvieron en Berlín el presidente del BCE y la canciller alemana, pero fuentes de la CDU sostienen que la cita resultó favorable para Mario Draghi y que este cuenta con la bendición a su anunciada el pasado jueves.

La principal queja de Merkel a Draghi fue la situación en la que quedan los ahorradores, pero una vez expuestos los argumentos del BCE, la canciller se avino a asentir y reconocer lo que ya el Bundesbank ha dado por bueno, que la "expropiación de los ahorradores", como se denomina en la prensa alemana los intereses negativos, es ahora "necesaria".

¿Cómo pudo convencer Draghi a Merkel sobre la "necesidad" de atracar a los sacrosantos ahorradores alemanes? Pues con un argumento de peso para las exportaciones alemanas, más sacrosantas aún que la virtud del ahorro.

El miembro del Consejo Económico de la CDU, Kurt Lauk, coincide con los cálculos del BCE y bendice este sacrificio, al que pone límites. Lauk ha señalado que "en última instancia, se espera que el desarrollo del euro baje hasta alcanzar los 1,30 dólares.

Esto ayudará a la capacidad de exportación, no solo de Alemania sino también de los países del sur de Europa", expone.

"Además, ese recorte de las tasas también ayudará al presupuesto federal alemán", añade.

© Proporcionado por elmundo.es

La cuestión es que Draghi está dispuesto a mantener su política expansiva de forma prolongada en el tiempo y no necesariamente ligada al curso del euro.

La revista alemana Wirtschaftswoche ha publicado que sus intenciones son mantener los tipos en niveles tan bajos como los actuales durante los cuatro próximos años para facilitar que los países euros puedan reducir su deuda.

La paradoja es que, para pagar los intereses de la deuda ya adquirida e ir amortizándola a buen ritmo, resultará positivo un aumento de la deuda a precios más baratos. De nuevo una lluvia de dinero gratis como aquella con la que comenzó la crisis.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon