Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Draghi garantiza que estará “vigilante” ante la baja inflación

EL PAÍS EL PAÍS 26/05/2014 Agencias

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha garantizado este lunes que estarán "vigilantes" ante la inflación por los suelos que sufre Europa. El máximo responsable del instituto emisor también ha reiterado que están listos para actuar en su reunión de la próxima semana con el objetivo de evitar que este escenario de precios a la baja se enquiste y se prolongue durante mucho tiempo.

"Tenemos que estar especialmente vigilantes en este momento a la posible espiral negativa entre una baja inflación, una inflación negativa, las expectativas y el crédito, sobre todo en los países con problemas", ha declarado Draghi durante la apertura de unas jornadas organizadas por el BCE en la ciudad portuguesa de Sintra. "No estamos resignados a permitir que la inflación siga demasiado baja durante demasiado tiempo", ha insistido el economista italiano.

Tras el anuncio que hizo el propio Draghi tras la reunión del consejo ejecutivo del banco a principios de este mes, los analistas, inversores y analistas dan por hecho que el BCE anunciará algún tipo de medida en su reunión de junio, convocada para la próxima semana. Las posibles opciones que tiene el presidente del instituto emisor para atajar la baja inflación pasan, primero, por una leve rebaja de los tipos del interés (del 0,25% al 0,15%), la imposición de una tasa negativa a los depósitos para empezar a cobrar a los bancos por el dinero que dejan aparcado en el BCE y, también, nuevas inyecciones extraordinarias de liquidez.

El fin de todas estas medidas, entre las que los expertos de momento no incluyen una eventual compra de activos como la que han puesto en marcha la Reserva Federal en EE UU o el Banco de Inglaterra, es activar el dinero en circulación y, con ello, los precios. Una inflación baja, además de debilitar el consumo por el aplazamiento de las decisiones de gasto, es un riesgo para la recuperación y lastra el ya de por sí difícil proceso de reducción de deuda que afrontan, principalmente, los países del sur de Europa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon