Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Drogas y ovejas eléctricas: las predicciones futuristas del padre de 'Blade Runner'

El Confidencial El Confidencial 12/06/2016 José Manuel Blanco

Él fue quien se preguntó si los androides soñaban con ovejas eléctricas. No fue la única pregunta esotérica que se hizo. No podía serlo en una vida fascinante donde los problemas psicológicos, el consumo de anfetaminas o el recuerdo de una hermana muerta estaban continuamente presentes, pero también las grandes conversaciones o el humor fino. Las andanzas del escritor estadounidense Philip K. Dick, una de las figuras de la ciencia ficción más importantes del siglo XX, han dado para un buen número de biografías y ensayos que nos permiten hacernos una idea de la importancia de su figura más allá de su factor más mediático, de ser el escritor de la novela en la que se inspiró ‘Blade Runner’, una película de la que ahora se está preparando una segunda parte.

Lea aquí: Asimov, el 'buen doctor' que inventó la robótica mientras cantaba operetas

Si uno comienza a navegar por internet encontrará numerosas referencias a obras publicadas. Se han escrito libros y libros sobre la vida del autor. Dos de sus exesposas (se casó cinco veces) escribieron sendas memorias sobre aquella etapa. El novelista francés Emmanuel Carrère también redactó su propia biografía. Y no fueron los únicos.

¿A qué se debe tanto furor? “Es una vida y una obra muy multifacética, por decirlo así. También porque navegó durante su vida en una situación psicológica compleja; entonces no está claro si cosas que contaba eran reales, fantasías o visiones que había tenido. Él mismo constantemente cambiaba su versión de los hechos”, cuenta Salvador Bayarri a Teknautas. Este físico valenciano, autor de la trilogía ‘El juego de las esferas’, vivió seis años en California y tuvo trato con personas que conocieron al escritor; entre ellas, una de sus exesposas, Anne. A raíz de sus investigaciones escribió un guión cinematográfico sobre su vida, ‘El profeta americano’. Su conocimiento sobre el autor de ‘El hombre en el castillo’ le llevó a impartir una conferencia sobre él en la edición de 2012 de HispaCon, el Congreso Nacional de Fantasía y Ciencia Ficción.

Cambiar tantas veces su versión de los hechos es una de las causas de que haya tantas visiones sobre su vida: "La primera fuente, que es él mismo y las entrevistas que él hace y los relatos de los amigos y de las mujeres que lo conocieron, está de por sí llena de contradicciones o de una dificultad de interpretar realmente qué pasó en muchas situaciones". Bayarri destaca que el escritor era un buen conversador y que eso se hacía notar en las entrevistas: "Era muy hábil, un personaje encantador que podía estar conversando contigo durante horas o días cambiando constantemente de versión. Moldeaba mucho las entrevistas".

Así se entiende que haya tantos textos. Algunos ya lo dejaban claro en su título: ‘Solo en apariencia real’ sería la traducción literal de ‘Only Apparently Real - The World of Philip K. Dick’, el título del libro que escribió Paul Williams en 1986, cuatro años después de que el autor falleciera. Williams había entrevistado a Dick y conversado con él y conocía de primera mano sus dotes de conversador y cómo podía cambiar su versión de los hechos. Aquel era un texto corto, de apenas 180 páginas, que tres años después se vería aumentado por ‘To the High Castle, Philip K. Dick: A Life’, de Gregg Rickman, que se centra desde su nacimiento hasta los 32 años, cuando el estadounidense publicó ‘El hombre en el castillo’ (libro del que, por cierto, Amazon ha producido una serie).

(Philip K. Dick | Facebook) © Proporcionado por El Confidencial (Philip K. Dick | Facebook)

Su infancia, uno de los pasajes en los que se centra el libro, estuvo marcada por la muerte de su hermana gemela cuando tenía pocas semanas de vida. "Esa presencia que faltaba en su vida fue una constante, aunque oculta o semioculta, porque era una especie de amiga imaginaria. A veces pensaba que vivía dentro de sí mismo", explica Bayarri.

Escribir para preguntarse qué sucedió

También están los libros de Anne y Tessa Dick, dos de sus exparejas. Para Bayarri, Anne y Tessa escribieron sus particulares biografías más como indagación personal para entender ellas mismas lo que había pasado. 

Locuaz, inestable psicológicamente… Una personalidad tan variopinta ha servido para que muchos se pregunten por la vida del autor. (Philip K. Dick | Facebook) © Proporcionado por El Confidencial Locuaz, inestable psicológicamente… Una personalidad tan variopinta ha servido para que muchos se pregunten por la vida del autor. (Philip K. Dick | Facebook)

Lo dice también la misma Anne: “Quería entender por qué rompimos”, confirma a Teknautas en una conversación telefónica sobre su libro, ‘The search for Philip K. Dick’, que se centra en los siete años de relación que mantuvieron y que fue escrito después de la muerte del autor, “un ‘shock’ terrible para mí”. Las drogas y la locura están presentes en el libro, así como el tormento que el escritor le hacía pasar después de haber roto.

La relación de Dick con las mujeres fue difícil, y por eso no se elude en sus biografías. "Una cosa era cómo se sentía al principio de la relación: la mujer era maravillosa, iba a salvar el mundo…", explica Bayarri. Todo eso cambiaba totalmente con el paso del tiempo: "De repente, podía ponerse en una posición totalmente paranoica: pensar que su mujer iba a matarle, que había una deidad inteligente en el universo que estaba trastocando su realidad…".

Anne llegó a recibir en su casa a otro escritor que trabajaba en una biografía: el francés Emmanuel Carrère la visitó para ‘Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos’, un libro que refleja el caos de sus vidas o sus paranoias. "Mi hija estaba allí y cocinó salmón para él. Con limón", añade entre risas. Para ella, la obra de Carrère "está bastante basada en mi libro" y en cosas que ella le contó. Carrère cree que Dick es un escritor de la misma importancia que Dostoievsky.

El libro de Tessa Dick, ‘Remembering Firebright’, se centra en los últimos diez años de la vida del escritor. Es el periodo que él mismo cubrió en sus diarios, llamados ‘Exégesis’, donde habla de sus visiones y experiencias místicas. “Creo que si lo escribiera hoy sería más largo porque he podido conectar algunas cosas que en mi mente no eran relevantes”, explica la propia autora a Teknautas. 

‘The search of Philip K. Dick’ fue reeditado hace unos años. (Amazon) © Proporcionado por El Confidencial ‘The search of Philip K. Dick’ fue reeditado hace unos años. (Amazon)

Eso lo ha conseguido, como tantos otros que se han acercado a Dick, a través de las personas que lo conocieron: "Algunas veces, hablando con amigos de Philip; otras veces, investigando cosas que no sabía entonces. Era muy joven y aún me estaba formando. No sabía mucho sobre literatura, música e historia".

Para su guion, Bayarri también trabajó con ‘Divine invasions’, de Lawrence Sutin. Él destaca de este libro sobre el maestro de la ciencia ficción que recorre todos los episodios de su vida, entrelazándolos con su obra. No es para menos: el consumo de drogas está retratado en obras de Dick como ‘Una mirada en la oscuridad’. Otras memorias se fijan también en el ambiente en el que Dick vivió y creó sus relatos: los años 60 en Estados Unidos con sus movimientos contraculturales están en ‘A Life of Philip K Dick: The Man Who Remembered the Future’, de Anthony Peake.

Una persona "superinteligente" y "fascinante"

Para Bayarri, "en general, cuando hablabas con la gente más cercana, destacaban que era un hombre superinteligente. Él nunca llegó a estudiar formalmente, porque tenía problemas de agorafobia, pero era un autodidacta: leía libros de filosofía, a Carl Jung, y absorbió un montón de doctrinas esotéricas del judaísmo, del hinduismo, del budismo… Lo primero que te cuentan todos es que era un tipo fascinante a la hora de conversar con él. En pequeños grupos o cara a cara era el alma de la fiesta: entretenía a todo el mundo, tenía un humor increíble e incluso cierta verborrea". Para el valenciano, Dick hubiese sido considerado "un profeta" en otra época, por cómo elaboraba sus ideas místicas y fantásticas. Tessa también habla de que Dick es visto como un profeta, por cómo sus obras avanzaron ideas sobre el futuro, para explicar por qué tantos han escrito sobre él.

En la distopía de ‘Una mirada en la oscuridad’ están muy presentes las drogas, que Dick consumió en vida. (Wikipedia) © Proporcionado por El Confidencial En la distopía de ‘Una mirada en la oscuridad’ están muy presentes las drogas, que Dick consumió en vida. (Wikipedia)

El francés Étienne Barilier gestiona la web Dickien, donde se recopila material sobre el escritor, la mayoría en la lengua gala. Con el fin de explicar el número de memorias y ensayos, incide en la idea de que "algunas de sus principales novelas son de alguna manera autobiográficas. Por ello, hay un gusto por aprender más sobre su dificultosa y fascinante vida para, por lo menos comprenderla mejor". El mismo Barilier ha sido uno de los que ha escrito un libro sobre el autor: ‘Le Petit Guide à trimbaler de Philip K. Dick’ buscaba condensar la vida y la obra de Dick para un país en el que se han traducido todas sus obras.

Al final, todos los textos son complementarios y ninguno excluyente. "Es que [Dick] en un momento era de una manera y en otro momento era de otra", resume Bayarri. "Realmente es difícil integrar todo en una línea biográfica sencilla o alrededor de un tema". Barilier cree que "hay dos tipos de biógrafos: aquellos que lo conocieron y aquellos que lo estudian. Creo que necesitamos más de los primeros, porque el tiempo pasa y necesitamos recopilar esas informaciones". Además, apunta que este año se publicarán más libros sobre él en Francia. Entre nuevos libros, series basadas en sus relatos y la segunda parte de ‘Blade Runner’, parece que Dick tiene cuerda para rato.

Philip K. Dick tuvo relaciones complicadas con sus esposas. Dos de ellas escribieron sus propias versiones de sus matrimonios. © Externa Philip K. Dick tuvo relaciones complicadas con sus esposas. Dos de ellas escribieron sus propias versiones de sus matrimonios.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon