Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Duran se plantea dejar sus cargos en CiU

La Vanguardia La Vanguardia 08/06/2014 Isabel Garcia Pagan

La incomodidad de Josep Antoni Duran Lleida con la abstención de CiU en la ley de abdicación del rey Juan Carlos ha abierto otra brecha en las difíciles relaciones entre Convertència Democràtica y Unió. Duran sopesa desde hace unos días la posibilidad de dejar su cargo como secretario general de la federación, aunque sin romperla y situar en su lugar a un hombre de su entera confianza, que podría ser el conseller de Interior y presidente del Consell Nacional de Unió, Ramon Espadaler. En cualquier caso, la elección de un nuevo secretario general de CiU requiere del acuerdo de ambos partidos.

En los últimos días, Duran ha mantenido contactos sobre el tema con otros dirigentes de su partido, como la vicepresidenta del Govern Joana Ortega, pero todos coinciden en que se trata de una decisión personal que en ningún caso se anunciaría, en caso de producirse, hasta que no se haga efectiva la abdicación del Rey y proclamación de Felipe VI, a la que asistirá. Sí mantendría la portavocía de la federación en el Congreso y la presidencia del comité de gobierno de Unió.

Después de dejar la presidencia de la parte catalana de las comisiones bilaterales Estado-Generalitat –ahora en manos de Ortega- Duran también se estaría planteando dejar la presidencia de la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, convencido de que, como en otras ocasiones –sobre todo el PP- esgrimirá la relevancia del cargo como incompatible con la defensa del derecho a decidir o, en este caso, la abstención en la abdicación del Rey.

Duran no quiere tomar ninguna decisión mientras no concluya el proceso de relevo en la Corona, pero hace tiempo que madura la decisión. Su incomodidad con la actual CiU es creciente, según fuentes de Unió. De hecho, en junio del año pasado el líder de Unió ya se planteó en los órganos de gobierno la posibilidad de un relevo ante los ataques continuos hacia su persona a cuenta del proceso soberanista, algunos de ellos procedentes desde las filas de Convergència. Entonces estaba sobre la mesa la negociación de la pregunta de la consulta, que acabó pactándose en diciembre con el beneplácito de Duran.

También en aquel momento, como mantiene ahora Duran, se dejó claro que ante unas hipotéticas elecciones plebiscitarias, Unió no avalaría un programa que abogue directamente por una Catalunya independiente. Duran se plantearía entonces, “por obligación moral” ser candidato de Unió, un escenario que la formación democristiana ya planteó el pasado junio. El propio Duran dejó claro en su entrevista en La Vanguardia del pasado abril: “estoy dispuesto a todo”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon