Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Economías de trastienda

EL PAÍS EL PAÍS 13/06/2014 El País
© SOLEDAD CALÉS

Donde menos se espera salta la sopresa; también en el aburrido mundo de la manufactura de estadísticas e incluso en el más tedioso si cabe de la metodología Eurostat (la oficina de estadísticas europeas). Resulta que Europa obliga a cambiar el cálculo del PIB, incluyendo modificaciones contables y nuevas (o viejas, según se mire) actividades. Ahora se capitalizará el gasto en I+D o en armamento militar. Una decisión de fuste, pero no tan espectacular como la inclusión de actividades ilegales, tales como la prostitución, el contrabando y la producción y tráfico de drogas. La curiosidad empuja a preguntar por qué se contabilizan como ingresos actos que la ley actual considera delictivos. ¿Es el paso previo a legalizar el contrabando? No parece probable. La normalización a efectos de Contabilidad Nacional tampoco ofrece ventajas reales. Es cierto que aumentará formalmente el PIB nominal (entre el 2,7% y el 4,5%, contando el aumento del censo y todos los cambios de método), pero no por eso los traficantes, proxenetas y contrabandistas van a pagar a Hacienda, ni los ciudadanos se beneficiarán de más riqueza o gasto público. Contabilizar no es aflorar.

Además, ¿cómo se imputa la renta generada por la cocaína, el tabaco de matute o los clubs de alterne? Por estimación directa no será, porque no hay censos ni registros. Puede intentarse con estimaciones indirectas (estudios nacionales o internacionales), pero los cálculos indirectos son arbitrarios y manipulables. Quizá prefiera el INE extraer datos a partir de encuestas o comisiones de investigación, que sin duda serían la alegría del Instituto. Otros países han integrado la economía de trastienda (Portugal, Reino Unido), pero será porque cuentan con registros, tienen legalizada la prostitución o no les importa calcular por cuartas.

Sea como fuere, al Gobierno todo le aprovecha. Con los cambios de Eurostat el PIB español subirá y bajarán el porcentaje de déficit (unas tres décimas) y de deuda (casi cuatro puntos). La economía real mejora poco, pero de un salto tendrá lustre estadístico.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon