Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EE UU, la puerta del Mundial

EL PAÍS EL PAÍS 05/06/2014 Luis Martín

Grecia, Nigeria, Suiza, Inglaterra, Honduras, Costa de Marfil, México, Portugal, Ecuador, Costa Rica, Japón, Ghana, Corea del Sur, Bosnia, España y, por descontado, Estados Unidos, han disputado al menos un amistoso en suelo estadounidense en la última semana.

La Copa del Mundo llena a un país volcado en una ilusión, 20 años después de que la FIFA concediera la organización del Mundial a un país que, por diversas razones, se ha convertido en puerta de entrada al Mundial de Brasil en los últimos días. Ecuador, Bolivia, Irlanda, Turquía, Israel, Zambia y El Salvador, que se enfrentó a Costa de Marfil en Frisco, Texas, el miércoles, y repetirá contra España mañana en Washington, han cumplido a la perfección con su papel de sparring.

Inglaterra se enfrentó a Ecuador en el Sun Life de Miami, en Florida, un escenario al que han acompañado muchos más: Philadelphia, Texas, Massachusets, Tampa, Chester, Jacksonville, Rutherford o Landover. Aquí está ubicado el TedEx Stadium, donde juega España mañana. 16 de las 32 selecciones mundialistas han parado en suelo norteamericano antes de viajar a Brasil. Las causas son diversas. Algunas están justificadas en la aceptable climatología de la primavera de Estados Unidos. Otras se relacionan con el dinero. En muchos de los casos, como el del España, los organizadores han buscado rivales de proximidad con las aficiones locales. La comunidad salvadoreña es, de largo, la más numerosa en esta zona de los Estados Unidos donde está concentrada España desde el pasado lunes.

La liga de fútbol norteamericana busca promocionarse con estos encuentros

La mayoría de las selecciones han sido contratadas por Pablo Zárate, responsable de mercadotecnia de la Major League Soccer (MLS), en lo que se interpreta como una inversión con la idea de implantar la afición por el fútbol en los Estados Unidos. En el caso de La Roja, los responsables federativos insisten en que más allá del componente económico —España cobra casi dos millones de euros, entre lo que percibe por el amistoso y lo que se ahorra de la estancia— influye también la idea de que los jugadores trabajen en condiciones mínimamente parecidas a las que se encontrarán en Salvador de Bahía en el primer partido de la fase de grupos, contra Holanda. Hasta el momento, los futbolistas solo han sufrido en el trabajo matinal, por culpa de las altas temperaturas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon