Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EE UU retira a la mayor parte de su personal en Cuba tras una serie de ataques misteriosos

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 30/09/2017 Amanda Mars
Qué mirar próximamente
SIGUIENTE
SIGUIENTE
La embajada de EE UU en La Habana, en una imagen de archivo. © DESMOND BOYLAN La embajada de EE UU en La Habana, en una imagen de archivo.

MÁS INFORMACIÓN

  • Cuba niega ante la ONU cualquier responsabilidad en el ataque sónico a la embajada de EE UU
  • El FBI investiga los misteriosos ataques sónicos contra diplomáticos de EE UU en La Habana

La reapertura de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, aquel paso histórico de julio de 2015, gran símbolo del acercamiento entre dos viejos enemigos, es hoy por hoy la historia de un fracaso. El Departamento de Estado ha decidido retirar de la legación a todo el personal no esencial y sus familias después de una serie de misteriosos ataques, supuestamente de origen sónico, que han afectado a 21 diplomáticos, en algunos casos de forma muy grave, llegando a causar traumatismos cerebrales o pérdida de la audición. Según Associated Press, se marchará el 60% del personal. Los funcionarios que permanzcan en la isla también dejarán de expedir visados.

"El problema en Cuba, hemos tenido un problema realmente grande en Cuba, tendremos algo que decir sobre eso bastante pronto", dijo el presidente, Donald Trump, a la prensa. "Han hecho algunas cosas malas en Cuba. Algunas cosas muy malas", se limitó a añadir el presidente al ser preguntado sobre si planea tomar alguna medida adicional.

El caso contiene los ingredientes propios de las crisis de la Guerra Fría, con misterio, espías y ataques soterrados. Entre noviembre de 2016 y primavera de 2017, diplomáticos estadounidenses y canadienses comenzaron a sufrir las consecuencias de lo que se cree que fueron ataques acústicos de origen desconocido junto con sus familias, alojadas mayoritariamente en viviendas provistas por el Gobierno cubano, aunque un caso sucedió en un hotel. Los mareos, dolores de cabeza y problemas de visión fueron algunos de los primeros síntomas.

Estados Unidos se ha cuidado mucho de acusar directamente a Cuba, pero se está planteando el cierre de la legación. De momento, va a replegar velas y, además, ha alertado de de los peligros a los turistas estadounidenses, aunque el Gobierno asegura que ningún ciudadano estadounidense más allá de los 21 diplomáticos ha sufrido daños. El Gobierno cubano juzgó como "precipitada" la decisión y reafirmó la voluntad de su gobierno de continuar "la cooperación activa entre las autoridades de ambos países".

La decisión, confirmada este viernes, trasciende tres días después de la reunión que el jefe de la Diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, mantuvo en Washington con el ministro de Exteriores cubano, Bruno Eduardo Rodríguez Padilla, y que, a la vista de los resultados, no sirvió para tranquilizar al Tillerson sobre la seguridad de su personal allí desplazado. El Departamento de Estado dijo en un comunicado que Tillerson expresó en el ecuentro "la gravedad de la situación" e insistió a las autoridades cubanas en "su obligación de proteger al personal de la embajada y a sus familias".

La reapertura de las respectivas embajadas -Cuba también puso en marcha la suya en Washington- buscaba normalizar las relaciones entre ambos países 54 años después de que se cerraran las legaciones, el 3 de enero de 1961. Fue el resultado más tangible del deshielo iniciado a finales de 2014 por el expresidente de Estados Unidos Barack Obama y Raúl Castro. Pero la falta de avances democráticos y reformas en Cuba junto con el cambio de mandatario en la Casa Blanca -Donald Trump dejó claro que desharía buena parte del camino- han dejado este acercamiento en vía muerta. En estos meses se ha celebrado alguna reunión con el fin de buscar vías de colaboración en seguridad o justicia, pero no han pasado de lo vago.

Siguen las relaciones diplomáticas

Ahora, el episodio de los ataques suma una nueva y extraordinaria dificultad. El ministro de Exteriores cubano que se vio con Tillerson calificó de "lamentable" que, según sus declaraciones recigodas por Efe, "se politizara un asunto de esta naturaleza y que se tomen decisiones apresuradas y sin sustento en evidencias y resultados de la investigación concluyentes".

Porque, después de meses de misterio, aún no se ha podido identificar el origen de unos daños que por alguna razón se ceban en diplomáitcos estadounidenses y sus familias. Cuba permitió que agentes del FBI pudieran investigar los hechos in situ, personándose en los hogares de las familias afectadas, pero tampoco han sacado conclusiones más allá de la hipótesis del ataque sónico.

Fuentes de la investigación citadas por la prensa estadounidense en los últimos días consideran que puede tratarse de una agresión llevada a cabo con algún aparato de infrasonidos -es decir, que emite unas ondas no audibles- o de ultrasonidos, ya que algunas víctimas sí afirman haber oído sonidos extraños. Otra opción que se baraja es el uso de un arma electromagnética.

La investigación también apunta a que los responsables del ataque tengan que ver con agentes contrarios al acercamientos entre los países o tradicionales rivales de Estados Unidos -Rusia, Irán o Corea del Norte-. El problema con Cuba es, de todos modos, un hecho,  ya que, aun en el caso de que Washington no piense que el castrismo esté directamente detrás de este asunto, sí se demuestra que su personal allí desplegado cuenta con las garantías de seguridad necesarias.

En un comunicado, Tillerson señaló que la retirada de personal persigue garantizar su seguridad, pero que siguen las relaciones diplomáticas con Cuba. Estados Unidos no ha decidido de momento penalizar a Cuba por los ataques sufridos, algo muy criticado por el senador de Florida Marco Rubio, conocido por su duro discurso anticastrista. "Es una vergüenza que el Departamento de Estado retire a la mayoría del personal de la Embajada de Cuba pero Castro pueda mantener cuantos quieras en Estados Unidos", escribió en la red social Twitter.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon