Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EE.UU. apoya a Vietnam y Filipinas en disputa con China

dw.com dw.com 31/05/2014 Deutsche Welle

El secretario de Defensa Chuck Hagel dijo que su país “no mirará a otro lado” si se desafían los principios fundamentales del orden internacional.

La disputa por las islas Paracel y Spratly, que enfrenta a China con Vietnam, Taiwán, Filipinas, Malasia, Indonesia y Brunei, fue uno de los temas abordados en el Diálogo Shangri-La, una conferencia de seguridad que se celebra en Singapur. Este sábado (31.05.2014) el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, fue bastante claro en explicar cuál era la posición de su país en este conflicto.

Si bien Estados Unidos no tiene una determinada postura con respecto a la disputa, Hagel aclaró que “estamos claramente en contra de la intimidación, la coacción y la amenaza con violencia para defender las exigencias” y añadió que “Estados Unidos no mirará a otro lado cuando alguien desafíe los principios fundamentales del orden internacional”, acusando a China de desestabilizar esa región de Asia.

El gigante asiático reaccionó de inmediato, por medio de la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Asamblea Popular Nacional, Fu Ying, quien dijo estar “sorprendida de lo a menudo que utilizan la palabra legislación internacional, algunas veces parece incluso que sean dueños de la ley”. Para mañana domingo se espera la intervención del jefe del Estado Mayor chino, Wang Guanzhong, en la conferencia.

Amistad, pero con dificultades

Antes, la noche del viernes 30 de mayo, fue el primer ministro japonés quien mostró las cartas de su país. Shinzo Abe dijo que nadie debería imponer exigencias territoriales con violencia y anunció que Japón entregará diez barcos patrulleros a la guardia costera de Filipinas y que también apoyará a Vietnam. Japón y China tienen su propia disputa por las islas Senkaku o Diaoyutai.

Desde hace meses Vietnam y Filipinas protestan por la entrada de China a las que consideran sus aguas costeras, manifestaciones que incluso han generado tensiones sociales dentro de Vietnam, donde se ha gatillado un sentimiento antichino que ha obligado a ciudadanos de ese país a abandonar territorio vietnamita. El ministro de Defensa de este país, Phung Quan Than, dijo que existían diferencias, pero calificó las relaciones entre ambos estados de “amistosas”.

Por su parte, el primer ministro de Malasia, Najib Rezak, pidió bajar la tensión y señaló que tanto Vietnam como Filipinas “deben resolver las diferencias a través de la comunicación y el diálogo”. Malasia y China están enfrascados en sus propios problemas diplomáticos, tras el extravío del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, donde la mayoría de los pasajeros era de origen chino. Cabe destacar que se cree que en las islas Paracel y Spratly hay ricos yacimientos de petróleo y gas natural.

DZC (dpa, EFE)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon