Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU retira personal de la embajada de Cuba por unos supuestos ataques acústicos de procedencia desconocida

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 29/09/2017 Marta del Vado

Estados Unidos asegura en un comunicado que no puede determinar “la causa ni la fuente del ataque” contra los diplomáticos de su embajada en La Habana pero que, por seguridad y para preservar la salud de sus funcionarios, va a retirar a todo el personal no indispensable; es decir, a un 60% de los trabajadores hasta que el gobierno cubano pueda garantizar que no hay riesgo para la salud.

Durante los últimos meses, 21 funcionarios estadounidenses y sus familiares han sufrido diferentes síntomas como pérdidas de audición, fuertes mareos, dolor de oídos y de cabeza, fatigas, náuseas y pérdida cognitiva. Los investigadores, dice el Departamento de Estado, “no son capaces de determinar quién es responsable o qué está causando estos ataques”.

© Proporcionado por Cadena SER

En un primer momento, la Casa Blanca habló de un ataque acústico cometido en las residencias y hoteles que frecuenta su personal. Pero nada de esto se ha podido probar, de hecho, el Departamento de Estado mantiene las relaciones diplomáticas con Cuba y asegura que está cooperando en la investigación para esclarecer lo ocurrido.

© Proporcionado por Cadena SER

Washington alerta además a los turistas para que eviten viajar a Cuba porque, hoy por hoy, las autoridades no pueden garantizar que no existan riesgos para la salud. Una medida que puede hacer mucho daño a la apertura de la isla que ha empezado una tibia apertura tras la normalización de relaciones con Estados Unidos en diciembre de 2015.

Medios estadounidenses aseguran que la medida adoptada este viernes por el Departamento de Estado incluye además la suspensión indefinida de la emisión de visas, aunque los cubanos podrán solicitarlas en embajadas y consulados de otros países.

El martes pasado el secretario de Estado, Rex Tillerson, se reunió con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, que negó categóricamente que el gobierno cubano esté detrás de este incidente y pidió a la Casa Blanca que dejara de politizar este asunto. Ambos acordaron llevar a cabo una investigación conjunta para aclarar lo sucedido. El propio Raúl Castro negó ante el embajador de Estados Unidos en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, cualquier responsabilidad de su gobierno y ofreció permitir el acceso del FBI a la isla para que investigara lo ocurrido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon