Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EI reivindica el ataque en Kabul

dw.com dw.com 23/07/2016
Los ataques fueron perpetrados en medio de una multitudinaria manifestación chiíta en Dehmazang, una zona de Kabul. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Los ataques fueron perpetrados en medio de una multitudinaria manifestación chiíta en Dehmazang, una zona de Kabul.

Unas 80 personas murieron y 207 resultaron heridas este sábado (23.7.2016) en dos ataques suicidas perpetrados en medio de una multitudinaria manifestación en Kabul y reivindicados por el autoproclamado Estado Islámico.

Este sábado (23.7.2016) en la capital de Afganistán, al menos de 80 personas murieron y 207 resultaron heridas en dos ataques suicidas perpetrados en medio de una multitudinaria manifestación y reivindicados por el autoproclamado Estado Islámico. Así lo informó el Ministerio del Interior de ese país. En un comunicado publicado por la agencia de noticias Amaq, relacionada con esa milicia, se afirma que dos combatientes de la agrupación detonaron sus cinturones explosivos en una “concentración de chiitas” en Dehmazang, una zona de Kabul.

Una fuente de la inteligencia afgana habló de un tercer atacante que podría haber sido abatido antes por las fuerzas de seguridad. Un portavoz del Ministerio de Salud afgano no descartó que la cifra de víctimas aumente. “Muchos de los heridos se encuentran graves”, dijo también el director del cercano hospital Isteqlal. Las detonaciones se produjeron durante una manifestación en una plaza, donde unas 10.000 personas protestaban contra el proyecto CASA-1000 para construir una red eléctrica. Se trata de un tendido eléctrico de 1.222 kilómetros desde Kirguizistán y Tayikistán hacia Pakistán e India, que pasaría por Kabul.

Los manifestantes, la mayoría de la etnia hazara y de confesión chiita, exigían que la línea de 500 kV sea redirigida a la provincia central de Bamiyán, poblada sobre todo por esta minoría, que se siente discriminada por las autoridades. Bamiyán no está conectada a la red central eléctrica del país. Hasta ahora el Gobierno se ha negado a ello alegando más retrasos y costes más altos del proyecto. “Al principio pensábamos que había explotado una mina pero cuando llegué a la zona me quedó claro que se trataba de un ataque suicida con automóvil”, dijo un manifestante que estaba cerca del lugar.

El portavoz del Ministerio no pudo precisar más sobre la identidad de las víctimas. “Son cifras preliminares y no podemos identificar el número de hombres y mujeres”. El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, se mostró conmocionado por el ataque y dijo que entre las víctimas hay efectivos de la seguridad que estaban vigilando la manifestación. El jefe del ejecutivo, Abdullah Abdullah, condenó el “ataque terrorista” y dijo que “los talibanes no respetan la vida humana”. Sin embargo, los talibanes negaron su implicación en el atentado en un correo electrónico. “Queremos dejarlo claro”, dijo el portavoz Zabihullah Mujahi, “nuestros muyahidines no han participado en el ataque”.

ERC ( dpa / EFE )

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon